Hechos de los Apóstoles

Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   El temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles realizaban muchos prodigios y señales.   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 2, verso 43

Capítulo 27, versos 14-21

14 Pero no mucho después se desencadenó un viento huracanado procedente de la isla, llamado Euroaquilón.
15 La nave fue arrastrada y, no pudiendo hacer frente al viento, nos abandonamos a la deriva.
16 Navegando a sotavento de una isleta llamada Cauda, pudimos con mucha dificultad hacernos con el bote.
17 Una vez izado el bote se emplearon los cables de refuerzo, ciñendo el casco por debajo
18 Y como el temporal seguía sacudiéndonos furiosamente, al día siguiente aligeraron la nave.
19 Y al tercer día con sus propias manos arrojaron al mar el aparejo de la nave.
20 Durante muchos días no apareció el sol ni las estrellas
21 Hacía ya días que no habíamos comido