Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Saulo aprobaba su muerte. Aquel día se desató una gran persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, a excepción de los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 8, verso 1

Search results

Term: ante • Found: 212
A' quali Egli, dopo la sua passione, si diè a veder vivo con prove manifeste della sua risurrezione, apparendo ad essi durante quaranta giorni, e ragionando del regno di Dio.
Atti degli apostoli, Capitolo 1, Versetto 3
E, presolo per la man destra, l'aiutò ad alzarsi; e in quell'istante, le piante e le caviglie de' piedi gli diventaron forti.
Atti degli apostoli, Capitolo 3, Versetto 7
tu, mediante lo Spirito Santo, per bocca del padre nostro e tuo servo David, hai detto: - perché fremettero le genti, e i popoli han meditate cose vane?
Atti degli apostoli, Capitolo 4, Versetto 25
E gli apostoli con grande efficacia rendevan testimonianza della risurrezione di Gesù Cristo Signor nostro; e grazia abbondante era in tutti loro.
Atti degli apostoli, Capitolo 4, Versetto 33
In quell'istante ella cadde a' suoi piedi, e spirò. E que' giovani, entrati, la trovaron morta e la portarono a seppellire accanto a suo marito.
Atti degli apostoli, Capitolo 5, Versetto 10
- Io sono il Dio de' tuoi padri, il Dio di Abramo, il Dio di Isacco, il Dio di Giacobbe. - E Mosé, tutto tremante, non ardiva più guardare.
Atti degli apostoli, Capitolo 7, Versetto 32
Ma Dio si rivolse da loro, e li abbandonò al culto degli idoli, come sta scritto nel libro de' profeti: "Casa d'Israele, eran forse vittime e sacrifici, che m'offrivate, durante i quarant'anni nel deserto,
Atti degli apostoli, Capitolo 7, Versetto 42
Saulo, tremante e stupefatto, disse: «Signore, che vuoi ch'io faccia?».
Atti degli apostoli, Capitolo 9, Versetto 6
E in quell'istante caddero dagli occhi di Saulo come delle scaglie, e ricuperò la vista; e, alzatosi, fu battezzato;
Atti degli apostoli, Capitolo 9, Versetto 18
Pietro si levò, e andò con essi; e, come fu giunto, lo menarono nella sala di sopra; e tutte le vedove gli furono attorno, piangendo, mostrandogli le vesti e i mantelli d'ogni genere che Dorcade faceva per esse.
Atti degli apostoli, Capitolo 9, Versetto 39
Ed ecco che in quell'istante tre uomini, mandatimi da Cesarea, si presentarono alla casa dov'io ero.
Atti degli apostoli, Capitolo 11, Versetto 11
E l'angelo gli disse: «Mettiti la cintura e lègati i sandali!». E quello così fece. E gli disse: «Avvolgiti nel mantello e seguimi».
Atti degli apostoli, Capitolo 12, Versetto 8
In quel medesimo istante, un angelo del Signore lo percosse, perché non aveva data a Dio la gloria; e morì roso da vermi.
Atti degli apostoli, Capitolo 12, Versetto 23
E che l'abbia risuscitato da' morti in modo da non ritornare nella corruzione, l'ha dichiarato dicendo: "Io vi manterrò fedelmente le promesse fatte a David".
Atti degli apostoli, Capitolo 13, Versetto 34
né tra noi e loro ha fatto alcuna differenza, avendo purificato i loro cuori mediante la fede.
Atti degli apostoli, Capitolo 15, Versetto 9
Colui, chiesto un lume, saltò dentro, e tutto tremante si gettò a' piedi di Paolo e di Sila;
Atti degli apostoli, Capitolo 16, Versetto 29
Durante il qual tempo, vi fu un tumulto non piccolo a causa della via del Signore.
Atti degli apostoli, Capitolo 19, Versetto 23
Ed essi, uditele, glorificavano Dio. Poi dissero: «Fratello, tu vedi quante migliaia di Giudei si son convertiti alla fede; ma tutti sono zelanti della legge.
Atti degli apostoli, Capitolo 21, Versetto 20
E continuò: «Io sono un Giudeo nato a Tarso di Cilicia, ma allevato in questa città, istruito ai piedi di Gamaliele nell'esatta osservanza della legge de' nostri padri, zelante della legge come siete voi tutti, oggi;
Atti degli apostoli, Capitolo 22, Versetto 3
venne da me, e standomi accanto, mi disse: - Saulo fratello, che tu riabbia la vista! - E in quell'istante stesso lo vidi.
Atti degli apostoli, Capitolo 22, Versetto 13
A estos mismos, después de su pasión, se les presentó dándoles muchas pruebas de que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca de lo referente al Reino de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 3
Y esto fue conocido por todos los habitantes de Jerusalén de forma que el campo se llamó en su lengua Haqueldamá, es decir: "Campo de Sangre"
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 19
Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 14
El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes de que llegue el Día grande del Señor.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 20
porque dice de él David: Veía constantemente al Señor delante de mí, puesto que está a mi derecha, para que no vacile.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 25
Y tomándole de la mano derecha le levantó. Al instante cobraron fuerza sus pies y tobillos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 7
El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, a quien vosotros entregasteis y de quien renegasteis ante Pilato, cuando éste estaba resuelto a ponerle en libertad.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 13
Decían: «¿Qué haremos con estos hombres? Es evidente para todos los habitantes de Jerusalén, que ellos han realizado una señal manifiesta, y no podemos negarlo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 16
Mas Pedro y Juan les contestaron: «Juzgad si es justo delante de Dios obedeceros a vosotros más que a Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 19
Al instante ella cayó a sus pies y expiró. Entrando los jóvenes, la hallaron muerta, y la llevaron a enterrar junto a su marido.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 10
y les dijeron: «Hemos hallado la cárcel cuidadosamente cerrada y los guardias firmes ante las puertas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 23
Pedro y los apóstoles contestarón: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 29
Entonces un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, con prestigio ante todo el pueblo, se levantó en el Sanedrín. Mandó que se hiciera salir un momento a aquellos hombres,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 34
El respondió: «Hermanos y padres, escuchad. El Dios de la gloria se apareció a nuestro padre Abraham cuando estaba en Mesopotamia, antes de que se estableciese en Jarán
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 2
Dios habló así: Tus descendientes residirán como forasteros en tierra extraña y les esclavizarán y les maltratarán durante cuatrocientos años.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 6
y le libró de todas sus tribulaciones y le dio gracia y sabiduría ante Faraón, rey de Egipto, quien le nombró gobernador de Egipto y de toda su casa.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 10
En esta coyuntura nació Moisés, que era hermoso a los ojos de Dios. Durante tres meses fue criado en la casa de su padre
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 20
Este les sacó, realizando prodigios y señales en la tierra de Egipto, en el mar Rojo y en el desierto durante cuarenta años.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 36
y dijeron a Aarón: "Haznos dioses que vayan delante de nosotros
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 40
Entonces Dios se apartó de ellos y los entregó al culto del ejército del cielo, como está escrito en el libro de los Profetas: = ¿Es que me ofrecisteis víctimas y sacrificios durante cuarenta años en el desierto, casa de Israel? =
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 42
Nuestros padres que les sucedieron la recibieron y la introdujeron bajo el mando de Josué en el país ocupado por los gentiles, a los que Dios expulsó delante de nuestros padres, hasta los días de David,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 45
que halló gracia ante Dios y pidió encontrar una Morada para la casa de Jacob.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 46
¿A qué profeta no persiguieron vuestros padres? Ellos mataron a los que anunciaban de antemano la venida del Justo, de aquel a quien vosotros ahora habéis traicionado y asesinado
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 52
Al ver Simón que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu, les ofreció dinero diciendo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 18
En este asunto no tienes tú parte ni herencia, pues tu corazón no es recto delante de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 21
El Señor le contestó: «Vete, pues éste me es un instrumento de elección que lleve mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 15
Al instante cayeron de sus ojos unas como escamas, y recobró la vista
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 18
Al cabo de bastante tiempo los judíos tomaron la decisión de matarle.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 23
Todos los habitantes de Lida y Sarón le vieron, y se convirtieron al Señor.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 35
Pedro permaneció en Joppe bastante tiempo en casa de un tal Simón, curtidor.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 43
El le miró fijamente y lleno de espanto dijo: «¿Qué pasa, señor?» Le respondió: «Tus oraciones y tus limosnas han subido como memorial ante la presencia de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 4
Cornelio contestó: «Hace cuatro días, a esta misma hora, estaba yo haciendo la oración de nona en mi casa, y de pronto se presentó delante de mí un varón con vestidos resplandecientes,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 30
y me dijo: "Cornelio, tu oración ha sido oída y se han recordado tus limosnas ante Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 31
Al instante mandé enviados donde ti, y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros, en la presencia de Dios, estamos dispuestos para escuchar todo lo que te ha sido ordenado por el Señor.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 33
no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había escogido de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de entre los muertos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 41
y en cuanto le encontró, le llevó a Antioquía. Estuvieron juntos durante un año entero en la Iglesia y adoctrinaron a una gran muchedumbre. En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de «cristianos».
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 26
Le apresó, pues, le encarceló y le confió a cuatro escuadras de cuatro soldados para que le custodiasen, con la intención de presentarle delante del pueblo después de la Pascua.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 4
Pues ahora, mira la mano del Señor sobre ti. Te quedarás ciego y no verás el sol hasta un tiempo determinado.» Al instante cayeron sobre él oscuridad y tinieblas y daba vueltas buscando quien le llevase de la mano.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 11
El Dios de este pueblo, Israel, eligió a nuestros padres, engrandeció al pueblo durante su destierro en la tierra de Egipto y los sacó con su brazo extendido.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 17
Y durante unos cuarenta años los rodeó de cuidados en el desierto
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 18
Luego pidieron un rey, y Dios les dio a Saúl, hijo de Cis, de la tribu de Benjamín, durante cuarenta años.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 21
Juan predicó como precursor, ante su venida, un bautismo de conversión a todo el pueblo de Israel.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 24
Los habitantes de Jerusalén y sus jefes cumplieron, sin saberlo, las Escrituras de los profetas que se leen cada sábado
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 27
El se apareció durante muchos días a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén y que ahora son testigos suyos ante el pueblo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 31
Con todo se detuvieron allí bastante tiempo, hablando con valentía del Señor que les concedía obrar por sus manos señales y prodigios, dando así testimonio de la predicación de su gracia.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 3
El sacerdote del templo de Zeus que hay a la entrada de la ciudad, trajo toros y guirnaldas delante de las puertas y a una con la gente se disponía a sacrificar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 13
Habiendo evangelizado aquella ciudad y conseguido bastantes discípulos, se volvieron a Listra, Iconio y Antioquía,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 21
Se produjo entonces una tirantez tal que acabaron por separarse el uno del otro: Bernabé tomó consigo a Marcos y se embarcó rumbo a Chipre
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 39
Venía haciendo esto durante muchos días. Cansado Pablo, se volvió y dijo al espíritu: «En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella.» Y en el mismo instante salió.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 18
Al ver sus amos que se les había ido su esperanza de ganancia, prendieron a Pablo y a Silas y los arrastraron hasta el ágora, ante los magistrados
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 19
Pablo, según su costumbre, se dirigió a ellos y durante tres sábados discutió con ellos basándose en las Escrituras,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 2
Pero los judíos, llenos de envidia, reunieron a gente maleante de la calle, armaron tumultos y alborotaron la ciudad. Se presentaron en casa de Jasón buscándolos para llevarlos ante el pueblo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 5
Al no encontrarlos, arrastraron a Jasón y a algunos hermanos ante los magistrados de la ciudad gritando: «Esos que han revolucionado todo el mundo se han presentado también aquí,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 6
Los que conducían a Pablo le llevaron hasta Atenas y se volvieron con una orden para Timoteo y Silas de que fueran donde él lo antes posible.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 15
«Si somos, pues, del linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea algo semejante al oro, la plata o la piedra, modelados por el arte y el ingenio humano.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 29
Cuando llegaron de Macedonia Silas y Timoteo, Pablo se dedicó enteramente a la Palabra, dando testimonio ante los judíos de que el Cristo era Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 5
El Señor dijo a Pablo durante la noche en una visión: «No tengas miedo, sigue hablando y no calles
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 9
Siendo Galión procónsul de Acaya se echaron los judíos de común acuerdo sobre Pablo y le condujeron ante el tribunal
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 12
Entonces todos ellos agarraron a Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y se pusieron a golpearlo ante el tribunal sin que a Galión le diera esto ningún cuidado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 17
Pablo se quedó allí todavía bastantes días
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 18
Entró en la sinagoga y durante tres meses hablaba con valentía, discutiendo acerca del Reino de Dios e intentando convencerles.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 8
Pero como algunos, obstinados e incrédulos, hablaban mal del Camino ante la gente, rompió con ellos y formó grupo aparte con los discípulos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 9
Esto duró dos años, de forma que pudieron oír la Palabra del Señor todos los habitantes de Asia, tanto judíos como griegos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 10
Algunos exorcistas judíos ambulantes intentaron también invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, y decían: «Os conjuro por Jesús a quien predica Pablo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 13
Llegaron a enterarse de esto todos los habitantes de Éfeso, tanto judíos como griegos. El temor se apoderó de todos ellos y fue glorificado el nombre del Señor Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 17
Bastantes de los que habían practicado la magia reunieron los libros y los quemaron delante de todos. Calcularon el precio de los libros y hallaron que subía a 50.000 monedas de plata.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 19
Algunos de entre la gente aleccionaron a Alejandro a quien los judíos habían empujado hacia delante. Alejandro pidió silencio con la mano y quería dar explicaciones al pueblo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 33
Pero al conocer que era judío, todos a una voz se pusieron a gritar durante casi dos horas: «¡Grande es la Artemisa de los efesios!»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 34
Había abundantes lámparas en la estancia superior donde estábamos reunidos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 8
«Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 28
Por tanto, vigilad y acordaos que durante tres años no he cesado de amonestaros día y noche con lágrimas a cada uno de vosotros.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 31
Nos detuvimos allí bastantes días
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 10
Pues habían visto anteriormente con él en la ciudad a Trofimo, de Éfeso, a quien creían que Pablo había introducido en el Templo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 29
«Hermanos y padres, escuchad la defensa que ahora hago ante vosotros.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 1
vino a verme, y presentándose ante mí me dijo: "Saúl, hermano, recobra la vista." Y en aquel momento le pude ver.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 13
pues le has de ser testigo ante todos los hombres de lo que has visto y oído.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 15
Pablo miró fijamente al Sanedrín y dijo: «Hermanos, yo me he portado con entera buena conciencia ante Dios, hasta este día.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 1
Pero habiéndome llegado el aviso de que se preparaba una celada contra este hombre, al punto te lo he mandado y he informado además a sus acusadores que formulen sus quejas contra él ante ti.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 30
Cinco días después bajó el Sumo Sacerdote Ananías con algunos ancianos y un tal Tértulo, abogado, y presentaron ante el procurador acusación contra Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 1
Por eso yo también me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 16
Y fueron algunos judíos de Asia... - que son los que debieran presentarse ante ti y acusarme si es que tienen algo contra mí
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 19
o si no, que digan estos mismos qué crimen hallaron en mí cuando comparecí ante el Sanedrín,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 20
Pablo contestó: «Estoy ante el tribunal del César, que es donde debo ser juzgado. A los judíos no les he hecho ningún mal, como tú muy bien sabes.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 10
Como pasaran allí bastantes días, Festo expuso al rey el caso de Pablo: «Hay aquí un hombre, le dijo, que Félix dejó prisionero.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 14
Yo les respondí que no es costumbre de los romanos entregar a un hombre antes de que el acusado tenga ante sí a los acusadores y se le dé la posibilidad de defenderse de la acusación.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 16
Los acusadores comparecieron ante él, pero no presentaron ninguna acusación de los crímenes que yo sospechaba
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 18
«Me considero feliz, rey Agripa, al tener que defenderme hoy ante ti de todas las cosas de que me acusan los judíos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 2
sino que primero a los habitantes de Damasco, después a los de Jerusalén y por todo el país de Judea y también a los gentiles he predicado que se convirtieran y que se volvieran a Dios haciendo obras dignas de conversión.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 20
Con el auxilio de Dios hasta el presente me he mantenido firme dando testimonio a pequeños y grandes sin decir cosa que esté fuera de lo que los profetas y el mismo Moisés dijeron que había de suceder:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 22
Bien enterado está de estas cosas el rey, ante quien hablo con confianza
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 26
Durante muchos días la navegación fue lenta y a duras penas llegamos a la altura de Gnido. Como el viento no nos dejaba entrar en puerto, navegamos al abrigo de Creta por la parte de Salmone
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 7
Había transcurrido bastante tiempo y la navegación era peligrosa, pues incluso había ya pasado el Ayuno. Pablo les advertía:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 9
Durante muchos días no apareció el sol ni las estrellas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 20
En las cercanías de aquel lugar tenía unas propiedades el principal de la isla llamado Publio, quien nos recibió y nos dio amablemente hospedaje durante tres días.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 7
Après qu’il eut souffert, il leur apparut vivant, et leur en donna plusieurs preuves, se montrant à eux pendant quarante jours, et parlant des choses qui concernent le royaume de Dieu.
Actes des Apôtres, Chapitre 1, Verse 3
Oui, sur mes serviteurs et sur mes servantes, "dans ces jours-là, je répandrai de mon Esprit
Actes des Apôtres, Chapitre 2, Verse 18
sachez-le tous, et que tout le peuple d’Israël le sache ! C’est par le nom de Jésus-Christ de Nazareth, que vous avez crucifié, et que Dieu a ressuscité des morts, c’est par lui que cet homme se présente en pleine santé devant vous.
Actes des Apôtres, Chapitre 4, Verse 10
Car l’homme qui avait été l’objet de cette guérison miraculeuse était âgé de plus de quarante ans.
Actes des Apôtres, Chapitre 4, Verse 22
Puis Joseph envoya chercher son père Jacob, et toute sa famille, composée de soixante-quinze personnes.
Actes des Apôtres, Chapitre 7, Verse 14
Il avait quarante ans, lorsqu’il lui vint dans le cœur de visiter ses frères, les fils d’Israël.
Actes des Apôtres, Chapitre 7, Verse 23
Quarante ans plus tard, un ange lui apparut, au désert de la montagne de Sinaï, dans la flamme d’un buisson en feu.
Actes des Apôtres, Chapitre 7, Verse 30
C’est lui qui les fit sortir d’Égypte, en opérant des prodiges et des miracles au pays d’Égypte, au sein de la mer Rouge, et au désert, pendant quarante ans.
Actes des Apôtres, Chapitre 7, Verse 36
Alors Dieu se détourna, et les livra au culte de l’armée du ciel, selon qu’il est écrit dans le livre des prophètes : M’avez-vous offert des victimes et des sacrifices pendant quarante ans au désert, maison d’Israël ?...
Actes des Apôtres, Chapitre 7, Verse 42
Il lui donna la main, et la fit lever. Il appela ensuite les saints et les veuves, et la leur présenta vivante.
Actes des Apôtres, Chapitre 9, Verse 41
Et l’ange lui dit : Mets ta ceinture et tes sandales. Et il fit ainsi. L’ange lui dit encore : Enveloppe-toi de ton manteau, et suis-moi.
Actes des Apôtres, Chapitre 12, Verse 8
Il frappa à la porte du vestibule, et une servante, nommée Rhode, s’approcha pour écouter.
Actes des Apôtres, Chapitre 12, Verse 13
Il les nourrit près de quarante ans dans le désert
Actes des Apôtres, Chapitre 13, Verse 18
Après cela, durant quatre cent cinquante ans environ, il leur donna des juges, jusqu’au prophète Samuel.
Actes des Apôtres, Chapitre 13, Verse 20
Ils demandèrent alors un roi. Et Dieu leur donna, pendant quarante ans, Saül, fils de Kis, de la tribu de Benjamin
Actes des Apôtres, Chapitre 13, Verse 21
Comme nous allions au lieu de prière, une servante qui avait un esprit de Python, et qui, en devinant, procurait un grand profit à ses maîtres, vint au-devant de nous,
Actes des Apôtres, Chapitre 16, Verse 16
Les maîtres de la servante, voyant disparaître l’espoir de leur gain, se saisirent de Paul et de Silas, et les traînèrent sur la place publique devant les magistrats.
Actes des Apôtres, Chapitre 16, Verse 19
Paul allait ouvrir la bouche, lorsque Gallion dit aux Juifs : S’il s’agissait de quelque injustice ou de quelque méchante action, je vous écouterais comme de raison, ô Juifs
Actes des Apôtres, Chapitre 18, Verse 14
Et un certain nombre de ceux qui avaient exercé les arts magiques, ayant apporté leurs livres, les brûlèrent devant tout le monde : on en estima la valeur à cinquante mille pièces d’argent.
Actes des Apôtres, Chapitre 19, Verse 19
La nuit suivante, le Seigneur apparut à Paul, et dit : Prends courage
Actes des Apôtres, Chapitre 23, Verse 11
Ceux qui formèrent ce complot étaient plus de quarante,
Actes des Apôtres, Chapitre 23, Verse 13
Ne les écoute pas, car plus de quarante d’entre eux lui dressent un guet-apens, et se sont engagés, avec des imprécations contre eux-mêmes, à ne rien manger ni boire jusqu’à ce qu’ils l’aient tué
Actes des Apôtres, Chapitre 23, Verse 21
Ensuite il appela deux des centeniers, et dit : Tenez prêts, dès la troisième heure de la nuit, deux cents soldats, soixante-dix cavaliers et deux cents archers, pour aller jusqu’à Césarée.
Actes des Apôtres, Chapitre 23, Verse 23
Nous étions, dans le navire, deux cent soixante-seize personnes en tout.
Actes des Apôtres, Chapitre 27, Verse 37
Jacob aber horet das ynn Egypten getreyde were, vnd sante vnser veter aus, das erst mal,
Apostelgeschichte, Kapitel 7, Vers 12
vnd der Engel sprach zu yhm, gurte dich, vnd thue deyne schuch an, vnd er thatt also, vnd er sprach zu yhm, wirff deynen Mantel vmb dich vnd folge myr nach,
Apostelgeschichte, Kapitel 12, Vers 8
ich byn herdurch gangen, vnd habe gesehen ewre Gottis dienste, vnd fand eyn alltar, darauff war geschrieben, Dem vnbekanten Gott, Nu verkundige ich euch den selben, dem yhr vnwissend Gottis dienst thut,
Apostelgeschichte, Kapitel 17, Vers 23
Des andern tages aber liessen sie die reutter mit yhm zihen, vnd wanten widderumb gen Jerusalem,
Apostelgeschichte, Kapitel 23, Vers 32
But you denied the Holy and Righteous One, and asked for a murderer to be granted to you,
Acts of the Apostles, Chapter 3, Verse 14
When they heard these things, they held their peace, and glorified God, saying, “Then God has also granted to the Gentiles repentance to life!”
Acts of the Apostles, Chapter 11, Verse 18
Paul wanted to have him go out with him, and he took and circumcised him because of the Jews who were in those parts
Acts of the Apostles, Chapter 16, Verse 3
When Paul wanted to enter in to the people, the disciples didn’t allow him.
Acts of the Apostles, Chapter 19, Verse 30
saying, ‘Don’t be afraid, Paul. You must stand before Caesar. Behold, God has granted you all those who sail with you.’
Acts of the Apostles, Chapter 27, Verse 24
O sol se converterá em trevas, E a lua em sangue, Antes de chegar o grande e glorioso dia do Senhor
Atos dos Apóstolos, Capítulo 2, Verso 20
Porque dele disse Davi: Sempre via diante de mim o Senhor, Porque está à minha direita, para que eu não seja comovido
Atos dos Apóstolos, Capítulo 2, Verso 25
O Deus de Abraão, de Isaque e de Jacó, o Deus de nossos pais, glorificou a seu filho Jesus, a quem vós entregastes e perante a face de Pilatos negastes, tendo ele determinado que fosse solto.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 3, Verso 13
Mas Deus assim cumpriu o que já dantes pela boca de todos os seus profetas havia anunciado
Atos dos Apóstolos, Capítulo 3, Verso 18
E envie ele a Jesus Cristo, que já dantes vos foi pregado.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 3, Verso 20
Porque Moisés disse aos pais: O Senhor vosso Deus levantará de entre vossos irmãos um profeta semelhante a mim
Atos dos Apóstolos, Capítulo 3, Verso 22
Seja conhecido de vós todos, e de todo o povo de Israel, que em nome de Jesus Cristo, o Nazareno, aquele a quem vós crucificastes e a quem Deus ressuscitou dentre os mortos, em nome desse é que este está são diante de vós.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 4, Verso 10
Respondendo, porém, Pedro e João, lhes disseram: Julgai vós se é justo, diante de Deus, ouvir-vos antes a vós do que a Deus
Atos dos Apóstolos, Capítulo 4, Verso 19
Para fazerem tudo o que a tua mão e o teu conselho tinham anteriormente determinado que se havia de fazer.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 4, Verso 28
E os apóstolos davam, com grande poder, testemunho da ressurreição do Senhor Jesus, e em todos eles havia abundante graça.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 4, Verso 33
Dizendo: Achamos realmente o cárcere fechado, com toda a segurança, e os guardas, que estavam fora, diante das portas
Atos dos Apóstolos, Capítulo 5, Verso 23
Porque antes destes dias levantou-se Teudas, dizendo ser alguém
Atos dos Apóstolos, Capítulo 5, Verso 36
Escolhei, pois, irmãos, dentre vós, sete homens de boa reputação, cheios do Espírito Santo e de sabedoria, aos quais constituamos sobre este importante negócio.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 6, Verso 3
E os apresentaram ante os apóstolos, e estes, orando, lhes impuseram as mãos.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 6, Verso 6
E ele disse: Homens, irmãos, e pais, ouvi. O Deus da glória apareceu a nosso pai Abraão, estando na mesopotâmia, antes de habitar em Harã,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 7, Verso 2
E livrou-o de todas as suas tribulações, e lhe deu graça e sabedoria ante Faraó, rei do Egito, que o constituiu governador sobre o Egito e toda a sua casa.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 7, Verso 10
Ao qual nossos pais não quiseram obedecer, antes o rejeitaram e em seu coração se tornaram ao Egito,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 7, Verso 39
Dizendo a Arão: Faze-nos deuses que vão adiante de nós
Atos dos Apóstolos, Capítulo 7, Verso 40
Antes tomastes o tabernáculo de Moloque, E a estrela do vosso deus Renfã, Figuras que vós fizestes para as adorar. Transportar-vos-ei, pois, para além da Babilônia.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 7, Verso 43
Que achou graça diante de Deus, e pediu que pudesse achar tabernáculo para o Deus de Jacó.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 7, Verso 46
A qual dos profetas não perseguiram vossos pais? Até mataram os que anteriormente anunciaram a vinda do Justo, do qual vós agora fostes traidores e homicidas
Atos dos Apóstolos, Capítulo 7, Verso 52
E estava ali um certo homem, chamado Simão, que anteriormente exercera naquela cidade a arte mágica, e tinha iludido o povo de Samaria, dizendo que era uma grande personagem
Atos dos Apóstolos, Capítulo 8, Verso 9
Tu não tens parte nem sorte nesta palavra, porque o teu coração não é reto diante de Deus.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 8, Verso 21
Disse-lhe, porém, o Senhor: Vai, porque este é para mim um vaso escolhido, para levar o meu nome diante dos gentios, e dos reis e dos filhos de Israel.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 9, Verso 15
O qual, fixando os olhos nele, e muito atemorizado, disse: Que é, Senhor? E disse-lhe: As tuas orações e as tuas esmolas têm subido para memória diante de Deus
Atos dos Apóstolos, Capítulo 10, Verso 4
E eis que diante de mim se apresentou um homem com vestes resplandecentes, e disse: Cornélio, a tua oração foi ouvida, e as tuas esmolas estão em memória diante de Deus.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 10, Verso 31
E logo mandei chamar-te, e bem fizeste em vir. Agora, pois, estamos todos presentes diante de Deus, para ouvir tudo quanto por Deus te é mandado.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 10, Verso 33
Não a todo o povo, mas às testemunhas que Deus antes ordenara
Atos dos Apóstolos, Capítulo 10, Verso 41
E quando Herodes estava para o fazer comparecer, nessa mesma noite estava Pedro dormindo entre dois soldados, ligado com duas cadeias, e os guardas diante da porta guardavam a prisão.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 12, Verso 6
E no mesmo instante feriu-o o anjo do Senhor, porque não deu glória a Deus e, comido de bichos, expirou.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 12, Verso 23
Eis aí, pois, agora contra ti a mão do Senhor, e ficarás cego, sem ver o sol por algum tempo. E no mesmo instante a escuridão e as trevas caíram sobre ele e, andando à roda, buscava a quem o guiasse pela mão.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 13, Verso 11
Tendo primeiramente João, antes da vinda dele, pregado a todo o povo de Israel o batismo do arrependimento.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 13, Verso 24
E as multidões, vendo o que Paulo fizera, levantaram a sua voz, dizendo em língua licaónica: Fizeram-se os deuses semelhantes aos homens, e desceram até nós.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 14, Verso 11
Para que o restante dos homens busque ao Senhor, E todos os gentios, sobre os quais o meu nome é invocado, Diz o Senhor, que faz todas estas coisas,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 15, Verso 17
E, pedindo luz, saltou dentro e, todo trêmulo, se prostrou ante Paulo e Silas.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 16, Verso 29
No mesmo instante os irmãos mandaram a Paulo que fosse até ao mar, mas Silas e Timóteo ficaram ali.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 17, Verso 14
E de um só sangue fez toda a geração dos homens, para habitar sobre toda a face da terra, determinando os tempos já dantes ordenados, e os limites da sua habitação
Atos dos Apóstolos, Capítulo 17, Verso 26
Sendo nós, pois, geração de Deus, não havemos de cuidar que a divindade seja semelhante ao ouro, ou à prata, ou à pedra esculpida por artifício e imaginação dos homens.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 17, Verso 29
Então todos os gregos agarraram Sóstenes, principal da sinagoga, e o feriram diante do tribunal
Atos dos Apóstolos, Capítulo 18, Verso 17
Antes se despediu deles, dizendo: É-me de todo preciso celebrar a solenidade que vem em Jerusalém
Atos dos Apóstolos, Capítulo 18, Verso 21
Mas, como alguns deles se endurecessem e não obedecessem, falando mal do Caminho perante a multidão, retirou-se deles, e separou os discípulos, disputando todos os dias na escola de um certo Tirano.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 19, Verso 9
E alguns dos exorcistas judeus ambulantes tentavam invocar o nome do Senhor Jesus sobre os que tinham espíritos malignos, dizendo: Esconjuro-vos por Jesus a quem Paulo prega.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 19, Verso 13
Aos quais, havendo-os ajuntado com os oficiais de obras semelhantes, disse: Senhores, vós bem sabeis que deste ofício temos a nossa prosperidade
Atos dos Apóstolos, Capítulo 19, Verso 25
Então tiraram Alexandre dentre a multidão, impelindo-o os judeus para diante
Atos dos Apóstolos, Capítulo 19, Verso 33
Estes, indo adiante, nos esperaram em Trôade.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 20, Verso 5
E, estando um certo jovem, por nome Êutico, assentado numa janela, caiu do terceiro andar, tomado de um sono profundo que lhe sobreveio durante o extenso discurso de Paulo
Atos dos Apóstolos, Capítulo 20, Verso 9
Portanto, vigiai, lembrando-vos de que durante três anos, não cessei, noite e dia, de admoestar com lágrimas a cada um de vós.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 20, Verso 31
Não és tu porventura aquele egípcio que antes destes dias fez uma sedição e levou ao deserto quatro mil salteadores?
Atos dos Apóstolos, Capítulo 21, Verso 38
Homens, irmãos e pais, ouvi agora a minha defesa perante vós
Atos dos Apóstolos, Capítulo 22, Verso 1
E ele disse: O Deus de nossos pais de antemão te designou para que conheças a sua vontade, e vejas aquele Justo e ouças a voz da sua boca.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 22, Verso 14
E, pondo Paulo os olhos no conselho, disse: Homens irmãos, até ao dia de hoje tenho andado diante de Deus com toda a boa consciência.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 23, Verso 1
Agora, pois, vós, com o conselho, rogai ao tribuno que vo-lo traga amanhã, como que querendo saber mais alguma coisa de seus negócios, e, antes que chegue, estaremos prontos para o matar.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 23, Verso 15
E, sendo-me notificado que os judeus haviam de armar ciladas a esse homem, logo to enviei, mandando também aos acusadores que perante ti digam o que tiverem contra ele. Passa bem.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 23, Verso 30
E, cinco dias depois, o sumo sacerdote Ananias desceu com os anciãos, e um certo Tértulo, orador, os quais compareceram perante o presidente contra Paulo.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 24, Verso 1
Os quais convinha que estivessem presentes perante ti, e me acusassem, se alguma coisa contra mim tivessem.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 24, Verso 19
Ou digam estes mesmos, se acharam em mim alguma iniqüidade, quando compareci perante o conselho,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 24, Verso 20
E o sumo sacerdote e os principais dos judeus compareceram perante ele contra Paulo, e lhe rogaram,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 25, Verso 2
Todavia Festo, querendo comprazer aos judeus, respondendo a Paulo, disse: Queres tu subir a Jerusalém, e ser lá perante mim julgado acerca destas coisas?
Atos dos Apóstolos, Capítulo 25, Verso 9
Mas Paulo disse: Estou perante o tribunal de César, onde convém que seja julgado
Atos dos Apóstolos, Capítulo 25, Verso 10
Por cujo respeito os principais dos sacerdotes e os anciãos dos judeus, estando eu em Jerusalém, compareceram perante mim, pedindo sentença contra ele.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 25, Verso 15
Do qual não tenho coisa alguma certa que escreva ao meu senhor, e por isso perante vós o trouxe, principalmente perante ti, ó rei Agripa, para que, depois de interrogado, tenha alguma coisa que escrever.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 25, Verso 26
Tenho-me por feliz, ó rei Agripa, de que perante ti me haja hoje de defender de todas as coisas de que sou acusado pelos judeus
Atos dos Apóstolos, Capítulo 26, Verso 2
Antes anunciei primeiramente aos que estão em Damasco e em Jerusalém, e por toda a terra da Judéia, e aos gentios, que se emendassem e se convertessem a Deus, fazendo obras dignas de arrependimento.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 26, Verso 20
Porque o rei, diante de quem falo com ousadia, sabe estas coisas, pois não creio que nada disto lhe é oculto
Atos dos Apóstolos, Capítulo 26, Verso 26
E, como por muitos dias navegássemos vagarosamente, havendo chegado apenas defronte de Cnido, não nos permitindo o vento ir mais adiante, navegamos abaixo de Creta, junto de Salmone.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 27, Verso 7