Montre de Chapitre Verse à Chapitre Verse
[...]   Maintenant voici, la main du Seigneur est sur toi, tu seras aveugle, et pour un temps tu ne verras pas le soleil. Aussitôt l’obscurité et les ténèbres tombèrent sur lui, et il cherchait, en tâtonnant, des personnes pour le guider.   [...]

Actes des Apôtres: chapitre 13, verse 11

Search results

Term: bien • Found: 105
Pues en el libro de los Salmos está escrito: = Quede su majada desierta, y no haya quien habite en ella. Y también: Que otro reciba su cargo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 20
Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 14
vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 45
Y todos los profetas que desde Samuel y sus sucesores han hablado, anunciaron también estos días.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 24
Viendo la valentía de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura, estaban maravillados. Reconocían, por una parte, que habían estado con Jesús
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 13
La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 32
y se quedó con una parte del precio, sabiéndolo también su mujer
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 2
También acudía la multitud de las ciudades vecinas a Jerusalén trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 16
Nosotros somos testigos de estas cosas, y también el Espíritu Santo que ha dado Dios a los que le obedecen.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 32
y les dijo: «Israelitas, mirad bien lo que vais a hacer con estos hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 35
Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: «No parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 2
Pareció bien la propuesta a toda la asamblea y escogieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 5
los presentaron a los apóstoles y, habiendo hecho oración, les impusieron las manos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 6
Jacob bajó a Egipto donde murió él y también nuestros padres
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 15
Bien vista tengo la opresión de mi pueblo que está en Egipto y he oído sus gemidos y he bajado a librarles. Y ahora ven, que te enviaré a Egipto."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 34
«Dadme a mí también este poder para que reciba el Espíritu Santo aquel a quien yo imponga las manos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 19
Hablaba también y discutía con los helenistas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 29
Pedro, que andaba recorriendo todos los lugares, bajó también a visitar a los santos que habitaban en Lida.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 32
Pedro le levantó diciéndole: «Levántate, que también yo soy un hombre.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 26
Al instante mandé enviados donde ti, y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros, en la presencia de Dios, estamos dispuestos para escuchar todo lo que te ha sido ordenado por el Señor.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 33
cómo Dios a Jesús de Nazaret le ungió con el Espíritu Santo y con poder, y cómo él pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el Diablo, porque Dios estaba con él
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 38
Y los fieles circuncisos que habían venido con Pedro quedaron atónitos al ver que el don del Espíritu Santo había sido derramado también sobre los gentiles,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 45
Los apóstoles y los hermanos que había por Judea oyeron que también los gentiles habían aceptado la Palabra de Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 1
Oí también una voz que me decía: "Pedro, levántate, sacrifica y come."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 7
El Espíritu me dijo que fuera con ellos sin dudar. Fueron también conmigo estos seis hermanos, y entramos en la casa de aquel hombre.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 12
Al oír esto se tranquilizaron y glorificaron a Dios diciendo: «Así pues, también a los gentiles les ha dado Dios la conversión que lleva a la vida.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 18
Pero había entre ellos algunos chipriotas y cirenenses que, venidos a Antioquía, hablaban también a los griegos y les anunciaban la Buena Nueva del Señor Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 20
Al ver que esto les gustaba a los judíos, llegó también a prender a Pedro. Eran los días de los Azimos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 3
Estaba Herodes fuertemente irritado con los de Tiro y Sidón. Estos, de común acuerdo, se le presentaron y habiéndose ganado a Blasto, camarlengo del rey, solicitaban hacer las paces, pues su país se abastecía del país del rey.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 20
Llegados a Salamina anunciaban la Palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan que les ayudaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 5
Habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos, encontraron a un mago, un falso profeta judío, llamado Bar Jesús,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 6
Entonces Saulo, también llamado Pablo, lleno de Espíritu Santo, mirándole fijamente,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 9
después, habiendo exterminado siete naciones en la tierra de Canaán, les dio en herencia su tierra,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 19
«También nosotros os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 32
Por eso dice también en otro lugar: No permitirás que tu santo experimente la corrupción.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 35
Ahora bien, David, después de haber servido en sus días a los designios de Dios, murió, se reunió con sus padres y experimentó la corrupción.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 36
«Amigos, ¿por qué hacéis esto? Nosotros somos también hombres, de igual condición que vosotros, que os predicamos que abandonéis estas cosas vanas y os volváis al Dios vivo que hizo el cielo, la tierra, el mar y cuanto en ellos hay,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 15
si bien no dejó de dar testimonio de sí mismo, derramando bienes, enviándoos desde el cielo lluvias y estaciones fructíferas, llenando vuestros corazones de sustento y alegría...»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 17
Vinieron entonces de Antioquía e Iconio algunos judíos y, habiendo persuadido a la gente, lapidaron a Pablo y le arrastraron fuera de la ciudad, dándole por muerto.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 19
Habiendo evangelizado aquella ciudad y conseguido bastantes discípulos, se volvieron a Listra, Iconio y Antioquía,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 21
Nosotros creemos más bien que nos salvamos por la gracia del Señor Jesús, del mismo modo que ellos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 11
Habiendo sabido que algunos de entre nosotros, sin mandato nuestro, os han perturbado con sus palabras, trastornando vuestros ánimos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 24
abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de los animales estrangulados y de la impureza. Haréis bien en guardaros de estas cosas. Adiós.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 29
Judas y Silas, que eran también profetas, exhortaron con un largo discurso a los hermanos y les confortaron.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 32
Bernabé quería llevar también con ellos a Juan, llamado Marcos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 37
Llegó también a Derbe y Listra. Había allí un discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente y de padre griego.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 1
Al no encontrarlos, arrastraron a Jasón y a algunos hermanos ante los magistrados de la ciudad gritando: «Esos que han revolucionado todo el mundo se han presentado también aquí,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 6
Pero cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea había predicado Pablo la Palabra de Dios, fueron también allá, y agitaron y alborotaron a la gente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 13
Trababan también conversación con él algunos filósofos epicúreos y estoicos. Unos decían: «¿Qué querrá decir este charlatán?» Y otros: «Parece ser un predicador de divinidades extranjeras.» Porque anunciaba a Jesús y la resurrección.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 18
Pues al pasar y contemplar vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar en el que estaba grabada esta inscripción: «Al Dios desconocido.» Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a anunciar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 23
pues en él vivimos, nos movemos y existimos, como han dicho algunos de vosotros: "Porque somos también de su linaje."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 28
Y, habiéndoles Pablo impuesto las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo y se pusieron a hablar en lenguas y a profetizar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 6
Algunos exorcistas judíos ambulantes intentaron también invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, y decían: «Os conjuro por Jesús a quien predica Pablo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 13
Después de estos sucesos, Pablo tomó la decisión de ir a Jerusalén pasando por Macedonia y Acaya. Y decía: «Después de estar allí he de visitar también Roma.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 21
reunió a éstos y también a los obreros de este ramo y les dijo: «Compañeros, vosotros sabéis que a esta industria debemos el bienestar
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 25
Y esto no solamente trae el peligro de que nuestra profesión caiga en descrédito, sino también de que el templo de la gran diosa Artemisa sea tenido en nada y venga a ser despojada de su grandeza aquella a quien adora toda el Asia y toda la tierra.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 27
y también que de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas, para arrastrar a los discípulos detrás de sí.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 30
Habiendo encontrado a los discípulos nos quedamos allí siete días. Ellos, iluminados por el Espíritu, decían a Pablo que no subiese a Jerusalén.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 4
Entonces Pablo contestó: «¿Por qué habéis de llorar y destrozarme el corazón? Pues yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, sino a morir también en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 13
Entonces Pablo tomó al día siguiente a los hombres, y habiéndose purificado con ellos, entró en el Templo para declarar el cumplimiento del plazo de los días de la purificación cuando se había de presentar la ofrenda por cada uno de ellos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 26
como puede atestiguármelo el Sumo Sacerdote y todo el Consejo de ancianos. De ellos recibí también cartas para los hermanos de Damasco y me puse en camino con intención de traer también encadenados a Jerusalén a todos los que allí había, para que fueran castigados.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 5
«Un tal Ananías, hombre piadoso según la Ley, bien acreditado por todos los judíos que habitaban allí,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 12
«Habiendo vuelto a Jerusalén y estando en oración en el Templo, caí en éxtasis
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 17
y cuando se derramó la sangre de tu testigo Esteban, yo también me hallaba presente, y estaba de acuerdo con los que le mataban y guardaba sus vestidos."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 20
A la noche siguiente se le apareció el Señor y le dijo: «¡Animo!, pues como has dado testimonio de mí en Jerusalén, así debes darlo también en Roma.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 11
Preparad también cabalgaduras para que monte Pablo
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 24
Pero habiéndome llegado el aviso de que se preparaba una celada contra este hombre, al punto te lo he mandado y he informado además a sus acusadores que formulen sus quejas contra él ante ti.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 30
Al llegar aquéllos a Cesarea, entregaron la carta al procurador y le presentaron también a Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 33
Habiéndola leído, preguntó de qué provincia era y, al saber que era de Cilicia, le dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 34
«Te oiré cuando estén también presentes tus acusadores.» Y mandó custodiarle en el pretorio de Herodes.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 35
Por eso yo también me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 16
Félix, que estaba bien informado en lo referente al Camino, les dio largas diciendo: «Cuando baje el tribuno Lisias decidiré vuestro asunto.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 22
Pablo contestó: «Estoy ante el tribunal del César, que es donde debo ser juzgado. A los judíos no les he hecho ningún mal, como tú muy bien sabes.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 10
Agripa dijo a Festo: «Querría yo también oír a ese hombre.» - «Mañana, dijo, le oirás.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 22
sino que primero a los habitantes de Damasco, después a los de Jerusalén y por todo el país de Judea y también a los gentiles he predicado que se convirtieran y que se volvieran a Dios haciendo obras dignas de conversión.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 20
Por esto los judíos, habiéndome prendido en el Templo, intentaban darme muerte.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 21
Bien enterado está de estas cosas el rey, ante quien hablo con confianza
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 26
«Amigos, veo que la navegación va a traer gran peligro y grave daño no sólo para el cargamento y la nave, sino también para nuestras propias personas.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 10
Entonces todos los demás se animaron y tomaron también alimento.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 36
Ve a encontrar a este pueblo y dile: Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis bien, pero no veréis.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 26
Ils vendaient leurs propriétés et leurs biens, et ils en partageaient le produit entre tous, selon les besoins de chacun.
Actes des Apôtres, Chapitre 2, Verse 45
puisque nous sommes interrogés aujourd’hui sur un bienfait accordé à un homme malade, afin que nous disions comment il a été guéri,
Actes des Apôtres, Chapitre 4, Verse 9
La multitude de ceux qui avaient cru n’était qu’un cœur et qu’une âme. Nul ne disait que ses biens lui appartinssent en propre, mais tout était commun entre eux.
Actes des Apôtres, Chapitre 4, Verse 32
Aussitôt j’ai envoyé vers toi, et tu as bien fait de venir. Maintenant donc nous sommes tous devant Dieu, pour entendre tout ce que le Seigneur t’a ordonné de nous dire.
Actes des Apôtres, Chapitre 10, Verse 33
vous savez comment Dieu a oint du Saint-Esprit et de force Jésus de Nazareth, qui allait de lieu en lieu faisant du bien et guérissant tous ceux qui étaient sous l’empire du diable, car Dieu était avec lui.
Actes des Apôtres, Chapitre 10, Verse 38
Alors Pierre dit : Peut-on refuser l’eau du baptême à ceux qui ont reçu le Saint-Esprit aussi bien que nous ?
Actes des Apôtres, Chapitre 10, Verse 47
Car c’était un homme de bien, plein d’Esprit-Saint et de foi. Et une foule assez nombreuse se joignit au Seigneur.
Actes des Apôtres, Chapitre 11, Verse 24
quoiqu’il n’ait cessé de rendre témoignage de ce qu’il est, en faisant du bien, en vous dispensant du ciel les pluies et les saisons fertiles, en vous donnant la nourriture avec abondance et en remplissant vos cœurs de joie.
Actes des Apôtres, Chapitre 14, Verse 17
Car, depuis bien des générations, Moïse a dans chaque ville des gens qui le prêchent, puisqu’on le lit tous les jours de sabbat dans les synagogues.
Actes des Apôtres, Chapitre 15, Verse 21
nous avons jugé à propos, après nous être réunis tous ensemble, de choisir des délégués et de vous les envoyer avec nos bien-aimés Barnabas et Paul,
Actes des Apôtres, Chapitre 15, Verse 25
savoir, de vous abstenir des viandes sacrifiées aux idoles, du sang, des animaux étouffés, et de l’impudicité, choses contre lesquelles vous vous trouverez bien de vous tenir en garde. Adieu.
Actes des Apôtres, Chapitre 15, Verse 29
il a voulu qu’ils cherchassent le Seigneur, et qu’ils s’efforçassent de le trouver en tâtonnant, bien qu’il ne soit pas loin de chacun de nous,
Actes des Apôtres, Chapitre 17, Verse 27
Il était instruit dans la voie du Seigneur, et, fervent d’esprit, il annonçait et enseignait avec exactitude ce qui concerne Jésus, bien qu’il ne connût que le baptême de Jean.
Actes des Apôtres, Chapitre 18, Verse 25
Comme il voulait passer en Achaïe, les frères l’y encouragèrent, et écrivirent aux disciples de le bien recevoir. Quand il fut arrivé, il se rendit, par la grâce de Dieu, très utile à ceux qui avaient cru
Actes des Apôtres, Chapitre 18, Verse 27
Il les rassembla, avec ceux du même métier, et dit : Ô hommes, vous savez que notre bien-être dépend de cette industrie
Actes des Apôtres, Chapitre 19, Verse 25
Quand ils l’eurent entendu, ils glorifièrent Dieu. Puis ils lui dirent : Tu vois, frère, combien de milliers de Juifs ont cru, et tous sont zélés pour la loi.
Actes des Apôtres, Chapitre 21, Verse 20
Ceux qui étaient avec moi virent bien la lumière, mais ils n’entendirent pas la voix de celui qui parlait. Alors je dis : Que ferai-je, Seigneur ?
Actes des Apôtres, Chapitre 22, Verse 9
Je t’avoue bien que je sers le Dieu de mes pères selon la voie qu’ils appellent une secte, croyant tout ce qui est écrit dans la loi et dans les prophètes,
Actes des Apôtres, Chapitre 24, Verse 14
Ou bien, que ceux-ci déclarent de quel crime ils m’ont trouvé coupable, lorsque j’ai comparu devant le sanhédrin,
Actes des Apôtres, Chapitre 24, Verse 20
Paul dit : C’est devant le tribunal de César que je comparais, c’est là que je dois être jugé. Je n’ai fait aucun tort aux Juifs, comme tu le sais fort bien.
Actes des Apôtres, Chapitre 25, Verse 10
Et Agrippa dit à Paul : Tu vas bientôt me persuader de devenir chrétien !
Actes des Apôtres, Chapitre 26, Verse 28
Paul répondit : Que ce soit bientôt ou que ce soit tard, plaise à Dieu que non seulement toi, mais encore tous ceux qui m’écoutent aujourd’hui, vous deveniez tels que je suis, à l’exception de ces liens !
Actes des Apôtres, Chapitre 26, Verse 29
Mais bientôt un vent impétueux, qu’on appelle Euraquilon, se déchaîna sur l’île.
Actes des Apôtres, Chapitre 27, Verse 14
Les barbares nous témoignèrent une bienveillance peu commune
Actes des Apôtres, Chapitre 28, Verse 2
Phrygia vnnd pamphylia, Egypten vnd an den enden der Libien bey Kyrenen, vnd außlender von Rom,
Apostelgeschichte, Kapitel 2, Vers 10