Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Hacia la media noche Pablo y Silas estaban en oración cantando himnos a Dios   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 16, verso 25

Search results

Term: dado • Found: 63
hasta el día en que, después de haber dado instrucciones por medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había elegido, fue llevado al cielo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 2
Porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 12
y les dijeron: «Hemos hallado la cárcel cuidadosamente cerrada y los guardias firmes ante las puertas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 23
Nosotros somos testigos de estas cosas, y también el Espíritu Santo que ha dado Dios a los que le obedecen.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 32
y fueron trasladados a Siquem y depositados en el sepulcro que había comprado Abraham a precio de plata a los hijos de Jamor, padre de Siquem.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 16
vosotros que recibisteis la Ley por mediación de ángeles y no la habéis guardado.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 53
Ellos, después de haber dado testimonio y haber predicado la Palabra del Señor, se volvieron a Jerusalén evangelizando muchos pueblos samaritanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 25
Apenas se fue el ángel que le hablaba, llamó a dos criados y a un soldado piadoso, de entre sus asistentes,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 7
y me dijo: "Cornelio, tu oración ha sido oída y se han recordado tus limosnas ante Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 31
Al oír esto se tranquilizaron y glorificaron a Dios diciendo: «Así pues, también a los gentiles les ha dado Dios la conversión que lleva a la vida.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 18
Le apresó, pues, le encarceló y le confió a cuatro escuadras de cuatro soldados para que le custodiasen, con la intención de presentarle delante del pueblo después de la Pascua.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 4
Cuando ya Herodes le iba a presentar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, atado con dos cadenas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 6
Cuando vino el día hubo un alboroto no pequeño entre los soldados, sobre qué habría sido de Pedro.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 18
Pero inmediatamente le hirió el Angel del Señor porque no había dado la gloria a Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 23
Y durante unos cuarenta años los rodeó de cuidados en el desierto
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 18
Había allí, sentado, un hombre tullido de pies, cojo de nacimiento y que nunca había andado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 8
Allí se embarcaron para Antioquía, de donde habían partido encomendados a la gracia de Dios para la obra que habían realizado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 26
por su parte Pablo eligió por compañero a Silas y partió, encomendado por los hermanos a la gracia de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 40
Después de haberles dado muchos azotes, los echaron a la cárcel y mandaron al carcelero que los guardase con todo cuidado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 23
y Jasón les ha hospedado. Además todos ellos van contra los decretos del César y afirman que hay otro rey, Jesús.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 7
Entonces todos ellos agarraron a Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y se pusieron a golpearlo ante el tribunal sin que a Galión le diera esto ningún cuidado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 17
«Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 28
Inmediatamente tomó consigo soldados y centuriones y bajó corriendo hacia ellos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 32
Cuando llegó a las escaleras, tuvo que ser llevado a hombros por los soldados a causa de la violencia de la gente
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 35
A la noche siguiente se le apareció el Señor y le dijo: «¡Animo!, pues como has dado testimonio de mí en Jerusalén, así debes darlo también en Roma.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 11
Estos, pues, se presentaron a los sumos sacerdotes y a los ancianos y le dijeron: «Bajo anatema nos hemos comprometido a no probar cosa alguna hasta que no hayamos dado muerte a Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 14
Pero tú no les hagas caso, pues le preparan una celada más de cuarenta hombres de entre ellos, que se han comprometido bajo anatema a no comer ni beber hasta haberle dado muerte
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 21
Después llamó a dos centuriones y les dijo: «Tened preparados para la tercera hora de la noche doscientos soldados, para ir a Cesarea, setenta de caballería y doscientos lanceros.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 23
Pero habiéndome llegado el aviso de que se preparaba una celada contra este hombre, al punto te lo he mandado y he informado además a sus acusadores que formulen sus quejas contra él ante ti.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 30
Los soldados, conforme a lo que se les había ordenado, tomaron a Pablo y lo condujeron de noche a Antipátrida
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 31
Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: «Si no se quedan éstos en la nave, vosotros no os podréis salvar.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 31
Entonces los soldados cortaron las amarras del bote y lo dejaron caer.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 32
Los soldados entonces resolvieron matar a los presos, no fuera que alguno se escapase a nado
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 42
Cuando entramos en Roma se le permitió a Pablo permanecer en casa particular con un soldado que le custodiara.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 16
Até ao dia em que foi recebido em cima, depois de ter dado mandamentos, pelo Espírito Santo, aos apóstolos que escolhera
Atos dos Apóstolos, Capítulo 1, Verso 2
E em nenhum outro há salvação, porque também debaixo do céu nenhum outro nome há, dado entre os homens, pelo qual devamos ser salvos.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 4, Verso 12
E Simão, vendo que pela imposição das mãos dos apóstolos era dado o Espírito Santo, lhes ofereceu dinheiro,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 8, Verso 18
E, retirando-se o anjo que lhe falava, chamou dois dos seus criados, e a um piedoso soldado dos que estavam ao seu serviço.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 10, Verso 7
E no dia imediato chegaram a Cesaréia. E Cornélio os estava esperando, tendo já convidado os seus parentes e amigos mais íntimos.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 10, Verso 24
E logo mandei chamar-te, e bem fizeste em vir. Agora, pois, estamos todos presentes diante de Deus, para ouvir tudo quanto por Deus te é mandado.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 10, Verso 33
E, havendo-o prendido, o encerrou na prisão, entregando-o a quatro quaternos de soldados, para que o guardassem, querendo apresentá-lo ao povo depois da páscoa.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 12, Verso 4
Pedro, pois, era guardado na prisão
Atos dos Apóstolos, Capítulo 12, Verso 5
E quando Herodes estava para o fazer comparecer, nessa mesma noite estava Pedro dormindo entre dois soldados, ligado com duas cadeias, e os guardas diante da porta guardavam a prisão.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 12, Verso 6
E, sendo já dia, houve não pouco alvoroço entre os soldados sobre o que seria feito de Pedro.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 12, Verso 18
E estava assentado em Listra certo homem leso dos pés, coxo desde o ventre de sua mãe, o qual nunca tinha andado.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 14, Verso 8
E dali navegaram para Antioquia, de onde tinham sido encomendados à graça de Deus para a obra que já haviam cumprido.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 14, Verso 26
Porquanto ouvimos que alguns que saíram dentre nós vos perturbaram com palavras, e transtornaram as vossas almas, dizendo que deveis circuncidar-vos e guardar a lei, não lhes tendo nós dado mandamento,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 15, Verso 24
E Paulo, tendo escolhido a Silas, partiu, encomendado pelos irmãos à graça de Deus.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 15, Verso 40
E, havendo-lhes dado muitos açoites, os lançaram na prisão, mandando ao carcereiro que os guardasse com segurança.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 16, Verso 23
E, achando um certo judeu por nome Áqüila, natural do Ponto, que havia pouco tinha vindo da Itália, e Priscila, sua mulher (pois Cláudio tinha mandado que todos os judeus saíssem de Roma), ajuntou-se com eles,
Atos dos Apóstolos, Capítulo 18, Verso 2
Então o escrivão da cidade, tendo apaziguado a multidão, disse: Homens efésios, qual é o homem que não sabe que a cidade dos efésios é a guardadora do templo da grande deusa Diana, e da imagem que desceu de Júpiter?
Atos dos Apóstolos, Capítulo 19, Verso 35
E, havendo andado por aquelas terras, exortando-os com muitas palavras, veio à Grécia.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 20, Verso 2
E, havendo-os saudado, contou-lhes por miúdo o que por seu ministério Deus fizera entre os gentios.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 21, Verso 19
O qual, tomando logo consigo soldados e centuriões, correu para eles. E, quando viram o tribuno e os soldados, cessaram de ferir a Paulo.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 21, Verso 32
E sucedeu que, chegando às escadas, os soldados tiveram de lhe pegar por causa da violência da multidão.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 21, Verso 35
E, pondo Paulo os olhos no conselho, disse: Homens irmãos, até ao dia de hoje tenho andado diante de Deus com toda a boa consciência.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 23, Verso 1
E, chamando dois centuriões, lhes disse: Aprontai para as três horas da noite duzentos soldados, e setenta de cavalaria, e duzentos arqueiros para irem até Cesaréia
Atos dos Apóstolos, Capítulo 23, Verso 23
Tomando, pois, os soldados a Paulo, como lhe fora mandado, o trouxeram de noite a Antipátride.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 23, Verso 31
Mas Festo respondeu que Paulo estava guardado em Cesaréia, e que ele brevemente partiria para lá.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 25, Verso 4
E, no dia seguinte, vindo Agripa e Berenice, com muito aparato, entraram no auditório com os tribunos e homens principais da cidade, sendo trazido Paulo por mandado de Festo.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 25, Verso 23
Disse Paulo ao centurião e aos soldados: Se estes não ficarem no navio, não podereis salvar-vos.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 27, Verso 31
Então os soldados cortaram os cabos do batel, e o deixaram cair.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 27, Verso 32
Então a idéia dos soldados foi que matassem os presos para que nenhum fugisse, escapando a nado.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 27, Verso 42