Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   mientras que ellos, partiendo de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia. El sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento.   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 13, verso 14

Search results

Term: dijo • Found: 86
Uno de aquellos días Pedro se puso en pie en medio de los hermanos -el número de los reunidos era de unos ciento veinte- y les dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 15
Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 14
sino que es lo que dijo el profeta:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 16
Pues David no subió a los cielos y sin embargo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 34
Pedro fijó en él la mirada juntamente con Juan, y le dijo: «Míranos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 4
Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 6
Moisés efectivamente dijo: El Señor Dios os suscitará un profeta como yo de entre vuestros hermanos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 22
Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: «Jefes del pueblo y ancianos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 8
Pedro le dijo: «Ananías, ¿cómo es que Satanás llenó tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del campo?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 3
Pero el Angel del Señor, por la noche, abrió las puertas de la prisión, les sacó y les dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 19
Se presentó entonces uno que les dijo: «Mirad, los hombres que pusisteis en prisión están en el Templo y enseñan al pueblo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 25
y les dijo: «Os prohibimos severamente enseñar en ese nombre, y sin embargo vosotros habéis llenado Jerusalén con vuestra doctrina y queréis hacer recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 28
y les dijo: «Israelitas, mirad bien lo que vais a hacer con estos hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 35
y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela y vete a la tierra que yo te muestre.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 3
Pero yo juzgaré -dijo Dios- a la nación a la que sirvan como esclavos, y después saldrán y me darán culto en este mismo lugar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 7
El Señor le dijo: "Quítate las sandalias de los pies, pues el lugar donde estás es tierra santa.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 33
Este es el Moisés que dijo a los israelitas: Dios os suscitará un profeta como yo de entre vuestros hermanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 37
«Nuestros padres tenían en el desierto la Tienda del Testimonio, como mandó el que dijo a Moisés que la hiciera según el modelo que había visto.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 44
y dijo: «Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra de Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 56
Después dobló las rodillas y dijo con fuerte voz: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado.» Y diciendo esto, se durmió.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 60
El Espíritu dijo a Felipe: «Acércate y ponte junto a ese carro.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 29
El eunuco dijo: «Aquí hay agua
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 37
Había en Damasco un discípulo llamado Ananías. El Señor le dijo en una visión: «Ananías.» El respondió: «Aquí estoy, Señor.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 10
Fue Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y le dijo: «Saúl, hermano, me ha enviado a ti el Señor Jesús, el que se te apareció en el camino por donde venías, para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 17
Pedro le dijo: «Eneas, Jesucristo te cura
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 34
El le miró fijamente y lleno de espanto dijo: «¿Qué pasa, señor?» Le respondió: «Tus oraciones y tus limosnas han subido como memorial ante la presencia de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 4
Y una voz le dijo: «Levántate, Pedro, sacrifica y come.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 13
La voz le dijo por segunda vez: «Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 15
Estando Pedro pensando en la visión, le dijo el Espíritu: «Ahí tienes unos hombres que te buscan.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 19
Pedro bajó donde ellos y les dijo: «Yo soy el que buscáis
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 21
Y les dijo: «Vosotros sabéis que no le está permitido a un judío juntarse con un extranjero ni entrar en su casa
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 28
y me dijo: "Cornelio, tu oración ha sido oída y se han recordado tus limosnas ante Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 31
Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente comprendo que Dios no hace acepción de personas,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 34
pues les oían hablar en lenguas y glorificar a Dios. Entonces Pedro dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 46
Me dijo por segunda vez la voz venida del cielo: "Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 9
El Espíritu me dijo que fuera con ellos sin dudar. Fueron también conmigo estos seis hermanos, y entramos en la casa de aquel hombre.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 12
El nos contó cómo había visto un ángel que se presentó en su casa y le dijo: "Manda a buscar en Joppe a Simón, llamado Pedro,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 13
Me acordé entonces de aquellas palabras que dijo el Señor: Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 16
De pronto se presentó el Angel del Señor y la celda se llenó de luz. Le dio el ángel a Pedro en el costado, le despertó y le dijo: «Levántate aprisa.» Y cayeron las cadenas de sus manos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 7
Le dijo el ángel: «Cíñete y cálzate las sandalias.» Así lo hizo. Añadió: «Ponte el manto y sígueme.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 8
Pedro volvió en sí y dijo: «Ahora me doy cuenta realmente de que el Señor ha enviado su ángel y me ha arrancado de las manos de Herodes y de todo lo que esperaba el pueblo de los judíos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 11
Mientras estaban celebrando el culto del Señor y ayunando, dijo el Espíritu Santo: «Separadme ya a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 2
le dijo: «Tú, repleto de todo engaño y de toda maldad, hijo del Diablo, enemigo de toda justicia, ¿no acabarás ya de torcer los rectos caminos del Señor?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 10
Pablo se levantó, hizo señal con la mano y dijo: «Israelitas y cuantos teméis a Dios, escuchad:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 16
le dijo con fuerte voz: «Ponte derecho sobre tus pies.» Y él dio un salto y se puso a caminar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 10
Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 7
Cuando terminaron de hablar, tomó Santiago la palabra y dijo: «Hermanos, escuchadme.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 13
Al cabo de algunos días dijo Pablo a Bernabé: «Volvamos ya a ver cómo les va a los hermanos en todas aquellas ciudades en que anunciamos la palabra del Señor.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 36
Venía haciendo esto durante muchos días. Cansado Pablo, se volvió y dijo al espíritu: «En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella.» Y en el mismo instante salió.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 18
los sacó fuera y les dijo: «Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 30
Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo: «Atenienses, veo que vosotros sois, por todos los conceptos, los más respetuosos de la divinidad.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 22
Como ellos se opusiesen y profiriesen blasfemias, sacudió sus vestidos y les dijo: «Vuestra sangre recaiga sobre vuestra cabeza
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 6
El Señor dijo a Pablo durante la noche en una visión: «No tengas miedo, sigue hablando y no calles
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 9
Iba Pablo a abrir la boca cuando Galión dijo a los judíos: «Si se tratara de algún crimen o mala acción, yo os escucharía, judíos, con calma, como es razón.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 14
reunió a éstos y también a los obreros de este ramo y les dijo: «Compañeros, vosotros sabéis que a esta industria debemos el bienestar
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 25
Cuando el magistrado logró calmar a la gente, dijo: «Efesios, ¿quién hay que no sepa que la ciudad de los efesios es la guardiana del templo de la gran Artemisa y de su estatua caída del cielo?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 35
Bajó Pablo, se echó sobre él y tomándole en sus brazos dijo: «No os inquietéis, pues su alma está en él.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 10
Cuando llegaron donde él, les dijo: «Vosotros sabéis cómo me comporté siempre con vosotros, desde el primer día que entré en Asia,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 18
En todo os he enseñado que es así, trabajando, como se debe socorrer a los débiles y que hay que tener presentes las palabras del Señor Jesús, que dijo: Mayor felicidad hay en dar que en recibir.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 35
se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo, se ató sus pies y sus manos y dijo: «Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al hombre de quien es este cinturón. Y le entregarán en manos de los gentiles.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 11
Cuando iban ya a meterle en el cuartel, Pablo dijo al tribuno: «¿Me permites decirte una palabra?» El le contestó: «Pero, ¿sabes griego?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 37
Pablo dijo: «Yo soy un judío, de Tarso, ciudadano de una ciudad no oscura de Cilicia. Te ruego que me permitas hablar al pueblo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 39
Al oír que les hablaba en lengua hebrea guardaron más profundo silencio. Y dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 2
vino a verme, y presentándose ante mí me dijo: "Saúl, hermano, recobra la vista." Y en aquel momento le pude ver.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 13
El me dijo: "El Dios de nuestros padres te ha destinado para que conozcas su voluntad, veas al Justo y escuches la voz de sus labios,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 14
Y me dijo: "Marcha, porque yo te enviaré lejos, a los gentiles".»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 21
El tribuno mandó llevarlo dentro del cuartel y dijo que lo sometieran a los azotes para averiguar por qué motivo gritaban así contra él.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 24
Cuando le tenían estirado con las correas, dijo Pablo al centurión que estaba allí: «¿Os es lícito azotar a un ciudadano romano sin haberle juzgado?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 25
Al oír esto el centurión fue donde el tribuno y le dijo: «¿Qué vas a hacer? Este hombre es ciudadano romano.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 26
- «Yo, dijo el tribuno, conseguí esta ciudadanía por una fuerte suma.» - «Pues yo, contestó Pablo, la tengo por nacimiento.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 28
Pablo miró fijamente al Sanedrín y dijo: «Hermanos, yo me he portado con entera buena conciencia ante Dios, hasta este día.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 1
Entonces Pablo le dijo: «¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Tú te sientas para juzgarme conforme la Ley y mandas, violando la Ley, que me golpeen?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 3
A la noche siguiente se le apareció el Señor y le dijo: «¡Animo!, pues como has dado testimonio de mí en Jerusalén, así debes darlo también en Roma.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 11
Pablo llamó a uno de los centuriones y le dijo: «Lleva a este joven donde el tribuno, pues tiene algo que contarle.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 17
Después llamó a dos centuriones y les dijo: «Tened preparados para la tercera hora de la noche doscientos soldados, para ir a Cesarea, setenta de caballería y doscientos lanceros.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 23
Habiéndola leído, preguntó de qué provincia era y, al saber que era de Cilicia, le dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 34
«Que bajen conmigo, les dijo, los que entre vosotros tienen autoridad y si este hombre es culpable en algo, formulen acusación contra él.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 5
Como pasaran allí bastantes días, Festo expuso al rey el caso de Pablo: «Hay aquí un hombre, le dijo, que Félix dejó prisionero.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 14
Agripa dijo a Festo: «Querría yo también oír a ese hombre.» - «Mañana, dijo, le oirás.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 22
Festo dijo: «Rey Agripa y todos los aquí presentes
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 24
Agripa dijo a Pablo: «Se te permite hablar en tu favor.» Entonces Pablo extendió su mano y empezó su defensa:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 1
Yo respondí: "¿Quién eres, Señor?" Y me dijo el Señor: "Yo soy Jesús a quien tú persigues.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 15
Agripa dijo a Festo: «Podía ser puesto en libertad este hombre si no hubiera apelado al César.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 32
Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: «Si no se quedan éstos en la nave, vosotros no os podréis salvar.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 31
Tres días después convocó a los principales judíos. Una vez reunidos, les dijo: «Hermanos, yo, sin haber hecho nada contra el pueblo ni contra las costumbres de los padres, fui apresado en Jerusalén y entregado en manos de los romanos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 17
Cuando, en desacuerdo entre sí mismos, ya se marchaban, Pablo dijo esta sola cosa: «Con razón habló el Espíritu Santo a vuestros padres por medio del profeta Isaías:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 25