Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Después de haberles dado muchos azotes, los echaron a la cárcel y mandaron al carcelero que los guardase con todo cuidado.   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 16, verso 23

Search results

Term: dios • Found: 216
E i patriarchi, invidiosi di Giuseppe, lo vendereno per essere menato in Egitto; ma Dio era con lui;
Atti degli apostoli, Capitolo 7, Versetto 9
Ma gl'invidiosi Giudei, presi dalla piazza certi cattivi soggetti e fatta gente, levarono a tumulto la città; e assalita la casa di Giasone, volevano tirarli davanti al popolo.
Atti degli apostoli, Capitolo 17, Versetto 5
A estos mismos, después de su pasión, se les presentó dándoles muchas pruebas de que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca de lo referente al Reino de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 3
judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos les oímos hablar en nuestra lengua las maravillas de Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 11
Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 14
Sucederá en los últimos días, dice Dios: Derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 17
«Israelitas, escuchad estas palabras: A Jesús, el Nazoreo, hombre acreditado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismos sabéis,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 22
a éste, que fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios, vosotros le matasteis clavándole en la cruz por mano de los impíos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 23
a éste, pues, Dios le resucitó librándole de los dolores del Hades, pues no era posible que quedase bajo su dominio
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 24
Pero como él era profeta y sabía que Dios le había asegurado con juramento que se sentaría en su trono un descendiente de su sangre,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 30
A este Jesús Dios le resucitó
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 32
Y exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido y ha derramado lo que vosotros veis y oís.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 33
«Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 36
pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 39
Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo. El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 47
y de un salto se puso en pie y andaba. Entró con ellos en el Templo andando, saltando y alabando a Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 8
Todo el pueblo le vio cómo andaba y alababa a Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 9
El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, a quien vosotros entregasteis y de quien renegasteis ante Pilato, cuando éste estaba resuelto a ponerle en libertad.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 13
y matasteis al Jefe que lleva a la Vida. Pero Dios le resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos de ello.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 15
Pero Dios dio cumplimiento de este modo a lo que había anunciado por boca de todos los profetas: que su Cristo padecería.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 18
a quien debe retener el cielo hasta el tiempo de la restauración universal, de que Dios habló por boca de sus santos profetas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 21
Moisés efectivamente dijo: El Señor Dios os suscitará un profeta como yo de entre vuestros hermanos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 22
«Vosotros sois los hijos de los profetas y de la alianza que Dios estableció con vuestros padres al decir a Abraham: En tu descendencia serán bendecidas todas las familias de la tierra.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 25
Para vosotros en primer lugar ha resucitado Dios a su Siervo y le ha enviado para bendeciros, apartándoos a cada uno de vuestras iniquidades.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 26
sabed todos vosotros y todo el pueblo de Israel que ha sido por el nombre de Jesucristo, el Nazoreo, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 10
Mas Pedro y Juan les contestaron: «Juzgad si es justo delante de Dios obedeceros a vosotros más que a Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 19
Ellos, después de haberles amenazado de nuevo, les soltaron, no hallando manera de castigarles, a causa del pueblo, porque todos glorificaban a Dios por lo que había occurrido,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 21
Al oírlo, todos a una elevaron su voz a Dios y dijeron: «Señor, tú que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 24
Acabada su oración, retembló el lugar donde estaban reunidos, y todos quedaron llenos del Espíritu Santo y predicaban la Palabra de Dios con valentía.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 31
¿Es que mientras lo tenías no era tuyo, y una vez vendido no podías disponer del precio? ¿Por qué determinaste en tu corazón hacer esto? Nos has mentido a los hombres, sino a Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 4
Pedro y los apóstoles contestarón: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 29
El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús a quien vosotros disteis muerte colgándole de un madero.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 30
A éste le ha exaltado Dios con su diestra como Jefe y Salvador, para conceder a Israel la conversión y el perdón de los pecados.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 31
Nosotros somos testigos de estas cosas, y también el Espíritu Santo que ha dado Dios a los que le obedecen.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 32
pero si es de Dios, no conseguiréis destruirles. No sea que os encontréis luchando contra Dios.» Y aceptaron su parecer.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 39
Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: «No parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 2
La Palabra de Dios iba creciendo
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 7
Entonces sobornaron a unos hombres para que dijeran: «Nosotros hemos oído a éste pronunciar palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 11
El respondió: «Hermanos y padres, escuchad. El Dios de la gloria se apareció a nuestro padre Abraham cuando estaba en Mesopotamia, antes de que se estableciese en Jarán
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 2
Entonces salió de la tierra de los caldeos y se estableció en Jarán. Y después de morir su padre, Dios le hizo emigrar de allí a esta tierra que vosotros habitáis ahora.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 4
Dios habló así: Tus descendientes residirán como forasteros en tierra extraña y les esclavizarán y les maltratarán durante cuatrocientos años.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 6
Pero yo juzgaré -dijo Dios- a la nación a la que sirvan como esclavos, y después saldrán y me darán culto en este mismo lugar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 7
«Los patriarcas, envidiosos de José, le vendieron con destino a Egipto. Pero Dios estaba con él =
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 9
«Conforme se iba acercando el tiempo de la promesa que Dios había hecho a Abraham, creció el pueblo y se multiplicó en Egipto,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 17
En esta coyuntura nació Moisés, que era hermoso a los ojos de Dios. Durante tres meses fue criado en la casa de su padre
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 20
Pensaba él que sus hermanos comprenderían que Dios les daría la salvación por su mano
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 25
Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Moisés temblaba y no se atrevía a mirar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 32
«A este Moisés, de quien renegaron diciéndole: ¿quién te ha nombrado jefe y juez?, a éste envió Dios como jefe y redentor por mano del ángel que se le apareció en la zarza.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 35
Este es el Moisés que dijo a los israelitas: Dios os suscitará un profeta como yo de entre vuestros hermanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 37
y dijeron a Aarón: "Haznos dioses que vayan delante de nosotros
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 40
Entonces Dios se apartó de ellos y los entregó al culto del ejército del cielo, como está escrito en el libro de los Profetas: = ¿Es que me ofrecisteis víctimas y sacrificios durante cuarenta años en el desierto, casa de Israel? =
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 42
Os llevasteis la tienda de Moloc y la estrella del dios Refán, las imágenes que hicisteis para adorarlas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 43
Nuestros padres que les sucedieron la recibieron y la introdujeron bajo el mando de Josué en el país ocupado por los gentiles, a los que Dios expulsó delante de nuestros padres, hasta los días de David,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 45
que halló gracia ante Dios y pidió encontrar una Morada para la casa de Jacob.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 46
Pero él, lleno del Espíritu Santo, miró fijamente al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba en pie a la diestra de Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 55
y dijo: «Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra de Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 56
Y todos, desde el menor hasta el mayor, le prestaban atención y decían: «Este es la Potencia de Dios llamada la Grande.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 10
Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba la Buena Nueva del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, empezaron a bautizarse hombres y mujeres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 12
Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 14
En este asunto no tienes tú parte ni herencia, pues tu corazón no es recto delante de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 21
y en seguida se puso a predicar a Jesús en las sinagogas: que él era el Hijo de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 20
Pero Saulo se crecía y confundía a los judíos que vivían en Damasco demostrándoles que aquél era el Cristo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 22
Al cabo de bastante tiempo los judíos tomaron la decisión de matarle.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 23
piadoso y temeroso de Dios, como toda su familia, daba muchas limosnas al pueblo y continuamente oraba a Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 2
Vio claramente en visión, hacia la hora nona del día, que el Ángel de Dios entraba en su casa y le decía: «Cornelio.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 3
El le miró fijamente y lleno de espanto dijo: «¿Qué pasa, señor?» Le respondió: «Tus oraciones y tus limosnas han subido como memorial ante la presencia de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 4
La voz le dijo por segunda vez: «Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 15
Ellos respondieron: «El centurión Cornelio, hombre justo y temeroso de Dios, reconocido como tal por el testimonio de toda la nación judía, ha recibido de un ángel santo el aviso de hacerte venir a su casa y de escuchar lo que tú digas.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 22
y me dijo: "Cornelio, tu oración ha sido oída y se han recordado tus limosnas ante Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 31
Al instante mandé enviados donde ti, y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros, en la presencia de Dios, estamos dispuestos para escuchar todo lo que te ha sido ordenado por el Señor.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 33
Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente comprendo que Dios no hace acepción de personas,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 34
cómo Dios a Jesús de Nazaret le ungió con el Espíritu Santo y con poder, y cómo él pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el Diablo, porque Dios estaba con él
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 38
y nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la región de los judíos y en Jerusalén
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 39
a éste, Dios le resucitó al tercer día y le concedió la gracia de aparecerse,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 40
no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había escogido de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de entre los muertos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 41
Y nos mandó que predicásemos al Pueblo, y que diésemos testimonio de que él está constituido por Dios juez de vivos y muertos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 42
pues les oían hablar en lenguas y glorificar a Dios. Entonces Pedro dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 46
Los apóstoles y los hermanos que había por Judea oyeron que también los gentiles habían aceptado la Palabra de Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 1
Me dijo por segunda vez la voz venida del cielo: "Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 9
Por tanto, si Dios les ha concedido el mismo don que a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poner obstáculos a Dios?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 17
Al oír esto se tranquilizaron y glorificaron a Dios diciendo: «Así pues, también a los gentiles les ha dado Dios la conversión que lleva a la vida.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 18
Los que se habían dispersado cuando la tribulación originada a la muerte de Esteban, llegaron en su recorrido hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la Palabra a nadie más que a los judíos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 19
Cuando llegó y vio la gracia de Dios se alegró y exhortaba a todos a permanecer, con corazón firme, unidos al Señor,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 23
Al ver que esto les gustaba a los judíos, llegó también a prender a Pedro. Eran los días de los Azimos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 3
Así pues, Pedro estaba custodiado en la cárcel, mientras la Iglesia oraba insistentemente por él a Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 5
Pedro volvió en sí y dijo: «Ahora me doy cuenta realmente de que el Señor ha enviado su ángel y me ha arrancado de las manos de Herodes y de todo lo que esperaba el pueblo de los judíos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 11
Entonces el pueblo se puso a aclamarle: «¡Es un dios el que habla, no un hombre!»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 22
Pero inmediatamente le hirió el Angel del Señor porque no había dado la gloria a Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 23
Entretanto la Palabra de Dios crecía y se multiplicaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 24
Llegados a Salamina anunciaban la Palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan que les ayudaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 5
que estaba con el procónsul Sergio Paulo, hombre prudente. Este hizo llamar a Bernabé y Saulo, deseoso de escuchar la Palabra de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 7
Pablo se levantó, hizo señal con la mano y dijo: «Israelitas y cuantos teméis a Dios, escuchad:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 16
El Dios de este pueblo, Israel, eligió a nuestros padres, engrandeció al pueblo durante su destierro en la tierra de Egipto y los sacó con su brazo extendido.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 17
Luego pidieron un rey, y Dios les dio a Saúl, hijo de Cis, de la tribu de Benjamín, durante cuarenta años.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 21
De la descendencia de éste, Dios, según la Promesa, ha suscitado para Israel un Salvador, Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 23
«Hermanos, hijos de la raza de Abraham, y cuantos entre vosotros temen a Dios: a vosotros ha sido enviada esta Palabra de salvación.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 26
Pero Dios le resucitó de entre los muertos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 30
Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús, como está escrito en los salmos: Hijo mío eres tú
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 33
Ahora bien, David, después de haber servido en sus días a los designios de Dios, murió, se reunió con sus padres y experimentó la corrupción.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 36
En cambio aquel a quien Dios resucitó, no experimentó la corrupción.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 37
Disuelta la reunión, muchos judíos y prosélitos que adoraban a Dios siguieron a Pablo y a Bernabé
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 43
El sábado siguiente se congregó casi toda la ciudad para escuchar la Palabra de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 44
Los judíos, al ver a la multitud, se llenaron de envidia y contradecían con blasfemias cuanto Pablo decía.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 45
Entonces dijeron con valentía Pablo y Bernabé: «Era necesario anunciaros a vosotros en primer lugar la Palabra de Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 46
Pero los judíos incitaron a mujeres distinguidas que adoraban a Dios, y a los principales de la ciudad
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 50
En Iconio, entraron del mismo modo en la sinagoga de los judíos y hablaron de tal manera que gran multitud de judíos y griegos abrazaron la fe.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 1
Pero los judíos que no habían creído excitaron y envenenaron los ánimos de los gentiles contra los hermanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 2
La gente de la ciudad se dividió: unos a favor de los judíos y otros a favor de los apóstoles.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 4
Como se alzasen judíos y gentiles con sus jefes para ultrajarles y apedrearles,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 5
La gente, al ver lo que Pablo había hecho, empezó a gritar en licaonio: «Los dioses han bajado hasta nosotros en figura de hombres.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 11
«Amigos, ¿por qué hacéis esto? Nosotros somos también hombres, de igual condición que vosotros, que os predicamos que abandonéis estas cosas vanas y os volváis al Dios vivo que hizo el cielo, la tierra, el mar y cuanto en ellos hay,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 15
Vinieron entonces de Antioquía e Iconio algunos judíos y, habiendo persuadido a la gente, lapidaron a Pablo y le arrastraron fuera de la ciudad, dándole por muerto.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 19
confortando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a perseverar en la fe y diciéndoles: «Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 22
Allí se embarcaron para Antioquía, de donde habían partido encomendados a la gracia de Dios para la obra que habían realizado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 26
A su llegada reunieron a la Iglesia y se pusieron a contar todo cuanto Dios había hecho juntamente con ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 27
Llegados a Jerusalén fueron recibidos por la Iglesia y por los apóstoles y presbíteros, y contaron cuanto Dios había hecho juntamente con ellos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 4
Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 7
Y Dios, conocedor de los corazones, dio testimonio en su favor comunicándoles el Espíritu Santo como a nosotros
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 8
¿Por qué, pues, ahora tentáis a Dios queriendo poner sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros pudimos sobrellevar?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 10
Toda la asamblea calló y escucharon a Bernabé y a Pablo contar todas las señales y prodigios que Dios había realizado por medio de ellos entre los gentiles.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 12
Simeón ha referido cómo Dios ya al principio intervino para procurarse entre los gentiles un pueblo para su Nombre.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 14
«Por esto opino yo que no se debe molestar a los gentiles que se conviertan a Dios,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 19
abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de los animales estrangulados y de la impureza. Haréis bien en guardaros de estas cosas. Adiós.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 29
por su parte Pablo eligió por compañero a Silas y partió, encomendado por los hermanos a la gracia de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 40
Pablo quiso que se viniera con él. Le tomó y le circuncidó a causa de los judíos que había por aquellos lugares, pues todos sabían que su padre era griego.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 3
En cuanto tuvo la visión, inmediatamente intentamos pasar a Macedonia, persuadidos de que Dios nos había llamado para evangelizarles.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 10
Una de ellas, llamada Lidia, vendedora de púrpura, natural de la ciudad de Tiatira, y que adoraba a Dios, nos escuchaba. El Señor le abrió el corazón para que se adhiriese a las palabras de Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 14
Nos seguía a Pablo y a nosotros gritando: «Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, que os anuncian un camino de salvación.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 17
Hacia la media noche Pablo y Silas estaban en oración cantando himnos a Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 25
Les hizo entonces subir a su casa, les preparó la mesa y se alegró con toda su familia por haber creído en Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 34
Atravesando Anfípolis y Apolonia llegaron a Tesalónica, donde los judíos tenían una sinagoga.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 1
Algunos de ellos se convencieron y se unieron a Pablo y Silas así como una gran multitud de los que adoraban a Dios y de griegos y no pocas de las mujeres principales.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 4
Pero los judíos, llenos de envidia, reunieron a gente maleante de la calle, armaron tumultos y alborotaron la ciudad. Se presentaron en casa de Jasón buscándolos para llevarlos ante el pueblo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 5
Inmediatamente, por la noche, los hermanos enviaron hacia Berea a Pablo y Silas. Ellos, al llegar allí, se fueron a la sinagoga de los judíos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 10
Pero cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea había predicado Pablo la Palabra de Dios, fueron también allá, y agitaron y alborotaron a la gente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 13
Discutía en la sinagoga con los judíos y con los que adoraban a Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 17
Pues al pasar y contemplar vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar en el que estaba grabada esta inscripción: «Al Dios desconocido.» Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a anunciar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 23
«El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, que es Señor del cielo y de la tierra, no habita en santuarios fabricados por manos humanas,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 24
«Si somos, pues, del linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea algo semejante al oro, la plata o la piedra, modelados por el arte y el ingenio humano.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 29
«Dios, pues, pasando por alto los tiempos de la ignorancia, anuncia ahora a los hombres que todos y en todas partes deben convertirse,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 30
Se encontró con un judío llamado Aquila, originario del Ponto, que acababa de llegar de Italia, y con su mujer Priscila, por haber decretado Claudio que todos los judíos saliesen de Roma
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 2
Cada sábado en la sinagoga discutía, y se esforzaba por convencer a judíos y griegos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 4
Cuando llegaron de Macedonia Silas y Timoteo, Pablo se dedicó enteramente a la Palabra, dando testimonio ante los judíos de que el Cristo era Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 5
Entonces se retiró de allí y entró en casa de un tal Justo, que adoraba a Dios, cuya casa estaba contigua a la sinagoga.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 7
Y permaneció allí un año y seis meses, enseñando entre ellos la Palabra de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 11
Siendo Galión procónsul de Acaya se echaron los judíos de común acuerdo sobre Pablo y le condujeron ante el tribunal
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 12
diciendo: «Este persuade a la gente para que adore a Dios de una manera contraria a la Ley.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 13
Iba Pablo a abrir la boca cuando Galión dijo a los judíos: «Si se tratara de algún crimen o mala acción, yo os escucharía, judíos, con calma, como es razón.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 14
Arribaron a Éfeso y allí se separó de ellos. Entró en la sinagoga y se puso a discutir con los judíos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 19
sino que se despidió diciéndoles: «Volveré a vosotros otra vez, si Dios quiere.» Y embarcándose marchó de Éfeso.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 21
pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que el Cristo era Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 28
Entró en la sinagoga y durante tres meses hablaba con valentía, discutiendo acerca del Reino de Dios e intentando convencerles.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 8
Esto duró dos años, de forma que pudieron oír la Palabra del Señor todos los habitantes de Asia, tanto judíos como griegos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 10
Dios obraba por medio de Pablo milagros no comunes,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 11
Algunos exorcistas judíos ambulantes intentaron también invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, y decían: «Os conjuro por Jesús a quien predica Pablo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 13
Llegaron a enterarse de esto todos los habitantes de Éfeso, tanto judíos como griegos. El temor se apoderó de todos ellos y fue glorificado el nombre del Señor Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 17
pero estáis viendo y oyendo decir que no solamente en Éfeso, sino en casi toda el Asia, ese Pablo persuade y aparta a mucha gente, diciendo que no son dioses los que se fabrican con las manos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 26
Y esto no solamente trae el peligro de que nuestra profesión caiga en descrédito, sino también de que el templo de la gran diosa Artemisa sea tenido en nada y venga a ser despojada de su grandeza aquella a quien adora toda el Asia y toda la tierra.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 27
Algunos de entre la gente aleccionaron a Alejandro a quien los judíos habían empujado hacia delante. Alejandro pidió silencio con la mano y quería dar explicaciones al pueblo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 33
Habéis traído acá a estos hombres que no son sacrílegos ni blasfeman contra nuestra diosa.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 37
Pasó allí tres meses. Los judíos tramaron una conjuración contra él cuando estaba a punto de embarcarse para Siria
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 3
sirviendo al Señor con toda humildad y lágrimas y con las pruebas que me vinieron por las asechanzas de los judíos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 19
dando testimonio tanto a judíos como a griegos para que se convirtieran a Dios y creyeran en nuestro Señor Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 21
Pero yo no considero mi vida digna de estima, con tal que termine mi carrera y cumpla el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 24
pues no me acobardé de anunciaros todo el designio de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 27
«Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 28
«Ahora os encomiendo a Dios y a la Palabra de su gracia, que tiene poder para construir el edificio y daros la herencia con todos los santificados.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 32
se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo, se ató sus pies y sus manos y dijo: «Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al hombre de quien es este cinturón. Y le entregarán en manos de los gentiles.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 11
Les saludó y les fue exponiendo una a una todas las cosas que Dios había obrado entre los gentiles por su ministerio.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 19
Ellos, al oírle, glorificaban a Dios. Entonces le dijeron: «Ya ves, hermano, cuántos miles y miles de judíos han abrazado la fe, y todos son celosos partidarios de la Ley.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 20
Y han oído decir de ti que enseñas a todos los judíos que viven entre los gentiles que se aparten de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos ni observen las tradiciones.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 21
Cuando estaban ya para cumplirse los siete días, los judíos venidos de Asia le vieron en el Templo, revolvieron a todo el pueblo, le echaron mano
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 27
«Un tal Ananías, hombre piadoso según la Ley, bien acreditado por todos los judíos que habitaban allí,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 12
El me dijo: "El Dios de nuestros padres te ha destinado para que conozcas su voluntad, veas al Justo y escuches la voz de sus labios,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 14
Al día siguiente, queriendo averiguar con certeza de qué le acusaban los judíos, le sacó de la cárcel y mandó que se reunieran los sumos sacerdotes y todo el Sanedrín
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 30
Pablo miró fijamente al Sanedrín y dijo: «Hermanos, yo me he portado con entera buena conciencia ante Dios, hasta este día.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 1
Entonces Pablo le dijo: «¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Tú te sientas para juzgarme conforme la Ley y mandas, violando la Ley, que me golpeen?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 3
Pero los que estaban a su lado le dijeron: «¿Insultas al Sumo Sacerdote de Dios?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 4
Al amanecer, los judíos se confabularon y se comprometieron bajo anatema a no comer ni beber hasta que hubieran matado a Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 12
- «Los judíos, contestó, se han concertado para pedirte que mañana bajes a Pablo al Sanedrín con el pretexto de hacer una indagación más a fondo sobre él.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 20
Este hombre había sido apresado por los judíos y estaban a punto de matarlo cuando, al saber que era romano, acudí yo con la tropa y le libré de sus manos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 27
Hemos encontrado esta peste de hombre que provoca altercados entre los judíos de toda la tierra y que es el jefe principal de la secta de los nazoreos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 5
Los judíos le apoyaron, afirmando que las cosas eran así.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 9
«En cambio te confieso que según el Camino, que ellos llaman secta, doy culto al Dios de mis padres, creo en todo lo que se encuentra en la Ley y está escrito en los Profetas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 14
y tengo en Dios la misma esperanza que éstos tienen, de que habrá una resurrección, tanto de los justos como de los pecadores.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 15
Por eso yo también me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 16
Y fueron algunos judíos de Asia... - que son los que debieran presentarse ante ti y acusarme si es que tienen algo contra mí
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 19
Los sumos sacerdotes y los principales de los judíos le presentaron acusación contra Pablo e insistentemente
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 2
Así que éste se presentó le rodearon los judíos que habían bajado de Jerusalén, presentando contra él muchas y graves acusaciones, que no podían probar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 7
Pablo se defendía diciendo: «Yo no he cometido falta alguna ni contra la Ley de los judíos ni contra el Templo ni contra el César.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 8
Pero Festo, queriendo congraciarse con los judíos, preguntó a Pablo: «¿Quieres subir a Jerusalén y ser allí juzgado de estas cosas en mi presencia?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 9
Pablo contestó: «Estoy ante el tribunal del César, que es donde debo ser juzgado. A los judíos no les he hecho ningún mal, como tú muy bien sabes.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 10
Estando yo en Jerusalén presentaron contra él acusación los sumos sacerdotes y los ancianos de los judíos, pidiendo contra él sentencia condenatoria.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 15
«Me considero feliz, rey Agripa, al tener que defenderme hoy ante ti de todas las cosas de que me acusan los judíos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 2
principalmente porque tú conoces todas las costumbres y cuestiones de los judíos. Por eso te pido que me escuches pacientemente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 3
«Todos los judíos conocen mi vida desde mi juventud, desde cuando estuve en el seno de mi nación, en Jerusalén.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 4
Y si ahora estoy aquí procesado es por la esperanza que tengo en la Promesa hecha por Dios a nuestros padres,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 6
cuyo cumplimiento están esperando nuestras doce tribus en el culto que asiduamente, noche y día, rinden a Dios. Por esta esperanza, oh rey, soy acusado por los judíos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 7
¿Por qué tenéis vosotros por increíble que Dios resucite a los muertos?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 8
«Yo, pues, me había creído obligado a combatir con todos los medios el nombre de Jesús, el Nazoreo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 9
sino que primero a los habitantes de Damasco, después a los de Jerusalén y por todo el país de Judea y también a los gentiles he predicado que se convirtieran y que se volvieran a Dios haciendo obras dignas de conversión.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 20
Por esto los judíos, habiéndome prendido en el Templo, intentaban darme muerte.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 21
Con el auxilio de Dios hasta el presente me he mantenido firme dando testimonio a pequeños y grandes sin decir cosa que esté fuera de lo que los profetas y el mismo Moisés dijeron que había de suceder:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 22
Y Pablo replicó: «Quiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino todos los que me escuchan hoy, llegaran a ser tales como yo soy, a excepción de estas cadenas.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 29
Pues esta noche se me ha presentado un ángel del Dios a quien pertenezco y a quien doy culto,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 23
Por tanto, amigos, ¡ánimo! Yo tengo fe en Dios de que sucederá tal como se me ha dicho.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 25
Diciendo esto, tomó pan, dio gracias a Dios en presencia de todos, lo partió y se puso a comer.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 35
Transcurridos tres meses nos hicimos a la mar en una nave alejandrina que había invernado en la isla y llevaba por enseña los Dióscuros.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 11
Los hermanos, informados de nuestra llegada, salieron a nuestro encuentro hasta el Foro Apio y Tres Tabernas. Pablo, al verlos, dio gracias a Dios y cobró ánimos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 15
Tres días después convocó a los principales judíos. Una vez reunidos, les dijo: «Hermanos, yo, sin haber hecho nada contra el pueblo ni contra las costumbres de los padres, fui apresado en Jerusalén y entregado en manos de los romanos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 17
Pero como los judíos se oponían, me vi forzado a apelar al César, sin pretender con eso acusar a los de mi nación.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 19
Le señalaron un día y vinieron en mayor número adonde se hospedaba. El les iba exponiendo el Reino de Dios, dando testimonio e intentando persuadirles acerca de Jesús, basándose en la Ley de Moisés y en los Profetas, desde la mañana hasta la tarde.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 23
«Sabed, pues, que esta salvación de Dios ha sido enviada a los gentiles
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 28
predicaba el Reino de Dios y enseñaba lo referente al Señor Jesucristo con toda valentía, sin estorbo alguno.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 31
Après un séjour de trois mois, nous nous embarquâmes sur un navire d’Alexandrie, qui avait passé l’hiver dans l’île, et qui portait pour enseigne les Dioscures.
Actes des Apôtres, Chapitre 28, Verse 11
Mas os judeus desobedientes, movidos de inveja, tomaram consigo alguns homens perversos, dentre os vadios e, ajuntando o povo, alvoroçaram a cidade, e assaltando a casa de Jasom, procuravam trazê-los para junto do povo.
Atos dos Apóstolos, Capítulo 17, Verso 5