Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   y dijo: «Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra de Dios.»   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 7, verso 56

Search results

Term: felipe • Found: 14
Pareció bien la propuesta a toda la asamblea y escogieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 5
Felipe bajó a una ciudad de Samaria y les predicaba a Cristo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 5
La gente escuchaba con atención y con un mismo espíritu lo que decía Felipe, porque le oían y veían las señales que realizaba
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 6
Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba la Buena Nueva del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, empezaron a bautizarse hombres y mujeres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 12
Hasta el mismo Simón creyó y, una vez bautizado, no se apartaba de Felipe
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 13
El Angel del Señor habló a Felipe diciendo: «Levántate y marcha hacia el mediodía por el camino que baja de Jerusalén a Gaza. Es desierto.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 26
El Espíritu dijo a Felipe: «Acércate y ponte junto a ese carro.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 29
Felipe corrió hasta él y le oyó leer al profeta Isaías
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 30
El contestó: «¿Cómo lo puedo entender si nadie me hace de guía?» Y rogó a Felipe que subiese y se sentase con él.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 31
El eunuco preguntó a Felipe: «Te ruego me digas de quién dice esto el profeta: ¿de sí mismo o de otro?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 34
Felipe entonces, partiendo de este texto de la Escritura, se puso a anunciarle la Buena Nueva de Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 35
Y mandó detener el carro. Bajaron ambos al agua, Felipe y el eunuco
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 38
y en saliendo del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe y ya no le vio más el eunuco, que siguió gozoso su camino.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 39
Felipe se encontró en Azoto y recorría evangelizando todas las ciudades hasta llegar a Cesarea.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 40