View from Chapter Verse to Chapter Verse
[...]   Now there was a certain man in Caesarea, Cornelius by name, a centurion of what was called the Italian Regiment,   [...]

Acts of the Apostles: chapter 10, verse 1

Search results

Term: much • Found: 47
A estos mismos, después de su pasión, se les presentó dándoles muchas pruebas de que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca de lo referente al Reino de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 3
Con otras muchas palabras les conjuraba y les exhortaba: «Salvaos de esta generación perversa.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 40
El temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles realizaban muchos prodigios y señales.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 43
Sin embargo, muchos de los que oyeron la Palabra creyeron
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 4
Por mano de los apóstoles se realizaban muchas señales y prodigios en el pueblo... Y solían estar todos con un mismo espíritu en el pórtico de Salomón,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 12
pues de muchos posesos salían los espíritus inmundos dando grandes voces, y muchos paralíticos y cojos quedaron curados.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 7
Le prestaban atención porque les había tenido atónitos por mucho tiempo con sus artes mágicas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 11
Ellos, después de haber dado testimonio y haber predicado la Palabra del Señor, se volvieron a Jerusalén evangelizando muchos pueblos samaritanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 25
Respondió Ananías: «Señor, he oído a muchos hablar de ese hombre y de los muchos males que ha causado a tus santos en Jerusalén
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 13
Esto se supo por todo Joppe y muchos creyeron en el Señor.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 42
piadoso y temeroso de Dios, como toda su familia, daba muchas limosnas al pueblo y continuamente oraba a Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 2
Y conversando con él entró y encontró a muchos reunidos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 27
y en cuanto le encontró, le llevó a Antioquía. Estuvieron juntos durante un año entero en la Iglesia y adoctrinaron a una gran muchedumbre. En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de «cristianos».
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 26
Consciente de su situación, marchó a casa de María, madre de Juan, por sobrenombre Marcos, donde se hallaban muchos reunidos en oración.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 12
El se apareció durante muchos días a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén y que ahora son testigos suyos ante el pueblo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 31
Disuelta la reunión, muchos judíos y prosélitos que adoraban a Dios siguieron a Pablo y a Bernabé
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 43
confortando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a perseverar en la fe y diciéndoles: «Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 22
Pablo y Bernabé se quedaron en Antioquía enseñando y anunciando, en compañía de otros muchos, la Buena Nueva, la palabra del Señor.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 35
Sucedió que al ir nosotros al lugar de oración, nos vino al encuentro una muchacha esclava poseída de un espíritu adivino, que pronunciando oráculos producía mucho dinero a sus amos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 16
Venía haciendo esto durante muchos días. Cansado Pablo, se volvió y dijo al espíritu: «En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella.» Y en el mismo instante salió.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 18
Después de haberles dado muchos azotes, los echaron a la cárcel y mandaron al carcelero que los guardase con todo cuidado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 23
Creyeron, pues, muchos de ellos y, entre los griegos, mujeres distinguidas y no pocos hombres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 12
Muchos de los que habían creído venían a confesar y declarar sus prácticas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 18
pero estáis viendo y oyendo decir que no solamente en Éfeso, sino en casi toda el Asia, ese Pablo persuade y aparta a mucha gente, diciendo que no son dioses los que se fabrican con las manos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 26
Trajeron al muchacho vivo y se consolaron no poco.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 12
¿Qué hacer, pues? Porque va a reunirse la muchedumbre al enterarse de tu venida.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 22
El tribuno despidió al muchacho dándole esta recomendación: «No digas a nadie que me has denunciado estas cosas.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 22
Citado Pablo, Tértulo dio principio a la acusación diciendo: «Gracias a ti gozamos de mucha paz y las mejoras realizadas por tu providencia en beneficio de esta nación,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 2
Entonces el procurador concedió la palabra a Pablo y éste respondió: «Yo sé que desde hace muchos años vienes juzgando a esta nación
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 10
«Al cabo de muchos años he venido a traer limosnas a los de mi nación y a presentar ofrendas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 17
Así que éste se presentó le rodearon los judíos que habían bajado de Jerusalén, presentando contra él muchas y graves acusaciones, que no podían probar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 7
Ellos me conocen de mucho tiempo atrás y si quieren pueden testificar que yo he vivido como fariseo conforme a la secta más estricta de nuestra religión.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 5
Así lo hice en Jerusalén y, con poderes recibidos de los sumos sacerdotes, yo mismo encerré a muchos santos en las cárceles
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 10
Y Pablo replicó: «Quiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino todos los que me escuchan hoy, llegaran a ser tales como yo soy, a excepción de estas cadenas.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 29
Durante muchos días la navegación fue lenta y a duras penas llegamos a la altura de Gnido. Como el viento no nos dejaba entrar en puerto, navegamos al abrigo de Creta por la parte de Salmone
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 7
Pero no mucho después se desencadenó un viento huracanado procedente de la isla, llamado Euroaquilón.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 14
Navegando a sotavento de una isleta llamada Cauda, pudimos con mucha dificultad hacernos con el bote.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 16
Durante muchos días no apareció el sol ni las estrellas
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 20
Peter answered her, “Tell me whether you sold the land for so much.” She said, “Yes, for so much.”
Acts of the Apostles, Chapter 5, Verse 8
He gave him no inheritance in it, no, not so much as to set his foot on. He promised that he would give it to him for a possession, and to his seed after him, when he still had no child.
Acts of the Apostles, Chapter 7, Verse 5
But Ananias answered, “Lord, I have heard from many about this man, how much evil he did to your saints at Jerusalem.
Acts of the Apostles, Chapter 9, Verse 13
When there had been much discussion, Peter rose up and said to them, “Brothers, you know that a good while ago God made a choice among you, that by my mouth the nations should hear the word of the Good News, and believe.
Acts of the Apostles, Chapter 15, Verse 7
It happened, as we were going to prayer, that a certain girl having a spirit of divination met us, who brought her masters much gain by fortune telling.
Acts of the Apostles, Chapter 16, Verse 16
When he was called, Tertullus began to accuse him, saying, “Seeing that by you we enjoy much peace, and that excellent measures are coming to this nation,
Acts of the Apostles, Chapter 24, Verse 2
Paul said, “I pray to God, that whether with little or with much, not only you, but also all that hear me this day, might become such as I am, except for these bonds.”
Acts of the Apostles, Chapter 26, Verse 29
When much time had passed and the voyage was now dangerous, because the Fast had now already gone by, Paul admonished them,
Acts of the Apostles, Chapter 27, Verse 9
and said to them, “Sirs, I perceive that the voyage will be with injury and much loss, not only of the cargo and the ship, but also of our lives.”
Acts of the Apostles, Chapter 27, Verse 10