Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Viendo la valentía de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura, estaban maravillados. Reconocían, por una parte, que habían estado con Jesús   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 4, verso 13

Search results

Term: muerte • Found: 15
El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús a quien vosotros disteis muerte colgándole de un madero.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 30
Saulo aprobaba su muerte. Aquel día se desató una gran persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, a excepción de los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 1
Entretanto Saulo, respirando todavía amenazas y muertes contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 1
Los que se habían dispersado cuando la tribulación originada a la muerte de Esteban, llegaron en su recorrido hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la Palabra a nadie más que a los judíos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 19
y sin hallar en él ningún motivo de muerte pidieron a Pilato que le hiciera morir.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 28
Intentaban darle muerte, cuando subieron a decir al tribuno de la cohorte: «Toda Jerusalén está revuelta.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 31
Yo perseguí a muerte a este Camino, encadenando y arrojando a la cárcel a hombres y mujeres,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 4
Estos, pues, se presentaron a los sumos sacerdotes y a los ancianos y le dijeron: «Bajo anatema nos hemos comprometido a no probar cosa alguna hasta que no hayamos dado muerte a Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 14
Pero tú no les hagas caso, pues le preparan una celada más de cuarenta hombres de entre ellos, que se han comprometido bajo anatema a no comer ni beber hasta haberle dado muerte
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 21
Y hallé que le acusaban sobre cuestiones de su Ley, pero que no tenía ningún cargo digno de muerte o de prisión.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 29
Si, pues, soy reo de algún delito o he cometido algún crimen que merezca la muerte, no rehúso morir
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 11
Yo comprendí que no había hecho nada digno de muerte
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 25
Por esto los judíos, habiéndome prendido en el Templo, intentaban darme muerte.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 21
y mientras se retiraban iban diciéndose unos a otros: «Este hombre no ha hecho nada digno de muerte o de prisión.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 31
que, después de haberme interrogado, querían dejarme en libertad porque no había en mí ningún motivo de muerte.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 18