Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Una de ellas, llamada Lidia, vendedora de púrpura, natural de la ciudad de Tiatira, y que adoraba a Dios, nos escuchaba. El Señor le abrió el corazón para que se adhiriese a las palabras de Pablo.   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 16, verso 14

Search results

Term: nosotros • Found: 52
«Conviene, pues, que de entre los hombres que anduvieron con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús convivió con nosotros,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 21
a partir del bautismo de Juan hasta el día en que nos fue llevado, uno de ellos sea constituido testigo con nosotros de su resurrección.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 22
Pues ¿cómo cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 8
«Hermanos, permitidme que os diga con toda libertad cómo el patriarca David murió y fue sepultado y su tumba permanece entre nosotros hasta el presente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 29
y matasteis al Jefe que lleva a la Vida. Pero Dios le resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos de ello.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 15
Porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 12
No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 20
y les dijo: «Os prohibimos severamente enseñar en ese nombre, y sin embargo vosotros habéis llenado Jerusalén con vuestra doctrina y queréis hacer recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 28
Nosotros somos testigos de estas cosas, y también el Espíritu Santo que ha dado Dios a los que le obedecen.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 32
Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: «No parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 2
mientras que nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la Palabra.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 4
Entonces sobornaron a unos hombres para que dijeran: «Nosotros hemos oído a éste pronunciar palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 11
Pero el que maltrataba a su compañero le rechazó diciendo: "¿Quién te ha nombrado jefe y juez sobre nosotros?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 27
y dijeron a Aarón: "Haznos dioses que vayan delante de nosotros
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 40
Lida está cerca de Joppe, y los discípulos, al enterarse que Pedro estaba allí, enviaron dos hombres con este ruego: «No tardes en venir a nosotros.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 38
Al instante mandé enviados donde ti, y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros, en la presencia de Dios, estamos dispuestos para escuchar todo lo que te ha sido ordenado por el Señor.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 33
y nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la región de los judíos y en Jerusalén
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 39
no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había escogido de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de entre los muertos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 41
«¿Acaso puede alguno negar el agua del bautismo a éstos que han recibido el Espíritu Santo como nosotros?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 47
«En aquel momento se presentaron tres hombres en la casa donde nosotros estábamos, enviados a mí desde Cesarea.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 11
«Había empezado yo a hablar cuando cayó sobre ellos el Espíritu Santo, como al principio había caído sobre nosotros.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 15
Por tanto, si Dios les ha concedido el mismo don que a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poner obstáculos a Dios?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 17
«También nosotros os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 32
Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús, como está escrito en los salmos: Hijo mío eres tú
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 33
La gente, al ver lo que Pablo había hecho, empezó a gritar en licaonio: «Los dioses han bajado hasta nosotros en figura de hombres.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 11
«Amigos, ¿por qué hacéis esto? Nosotros somos también hombres, de igual condición que vosotros, que os predicamos que abandonéis estas cosas vanas y os volváis al Dios vivo que hizo el cielo, la tierra, el mar y cuanto en ellos hay,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 15
Y Dios, conocedor de los corazones, dio testimonio en su favor comunicándoles el Espíritu Santo como a nosotros
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 8
y no hizo distinción alguna entre ellos y nosotros, pues purificó sus corazones con la fe.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 9
¿Por qué, pues, ahora tentáis a Dios queriendo poner sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros pudimos sobrellevar?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 10
Nosotros creemos más bien que nos salvamos por la gracia del Señor Jesús, del mismo modo que ellos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 11
Habiendo sabido que algunos de entre nosotros, sin mandato nuestro, os han perturbado con sus palabras, trastornando vuestros ánimos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 24
Que hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros no imponeros más cargas que éstas indispensables:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 28
Sucedió que al ir nosotros al lugar de oración, nos vino al encuentro una muchacha esclava poseída de un espíritu adivino, que pronunciando oráculos producía mucho dinero a sus amos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 16
Nos seguía a Pablo y a nosotros gritando: «Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, que os anuncian un camino de salvación.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 17
y predican unas costumbres que nosotros, por ser romanos, no podemos aceptar ni practicar.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 21
Pero Pablo les contestó: «Después de habernos azotado públicamente sin habernos juzgado, a pesar de ser nosotros ciudadanos romanos, nos echaron a la cárcel
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 37
les preguntó: «¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando abrazasteis la fe?» Ellos contestaron: «Pero si nosotros no hemos oído decir siquiera que exista el Espíritu Santo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 2
Nosotros, después de los días de los Azimos, nos embarcamos en Filipos y al cabo de cinco días nos unimos a ellos en Tróada donde pasamos siete días.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 6
El primer día de la semana, estando nosotros reunidos para la fracción del pan, Pablo, que debía marchar al día siguiente, conversaba con ellos y alargó la charla hasta la media noche.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 7
Nosotros nos adelantamos a tomar la nave y partimos hacia Asso, donde habíamos de recoger a Pablo
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 13
Nosotros, terminando la travesía, fuimos de Tiro a Tolemaida
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 7
se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo, se ató sus pies y sus manos y dijo: «Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al hombre de quien es este cinturón. Y le entregarán en manos de los gentiles.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 11
Al oír esto nosotros y los de aquel lugar le rogamos que no subiera a Jerusalén.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 12
Venían con nosotros algunos discípulos de Cesarea, que nos llevaron a casa de cierto Mnasón, de Chipre, antiguo discípulo, donde nos habíamos de hospedar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 16
Al día siguiente Pablo, con todos nosotros, fue a casa de Santiago
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 18
Haz, pues, lo que te vamos a decir: Hay entre nosotros cuatro hombres que tienen un voto que cumplir.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 23
En cuanto a los gentiles que han abrazado la fe, ya les escribimos nosotros nuestra decisión: Abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de animal estrangulado y de la impureza.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 25
Se levantó, pues, un gran griterío. Se pusieron en pie algunos escribas del partido de los fariseos y se oponían diciendo: «Nosotros no hallamos nada malo en este hombre. ¿Y si acaso le habló algún espíritu o un ángel?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 9
Ha intentado además profanar el Templo, pero nosotros le apresamos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 6
Subimos a una nave de Adramitio, que iba a partir hacia las costas de Asia, y nos hicimos a la mar. Estaba con nosotros Aristarco, macedonio de Tesalónica.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 2
Tuvieron para con nosotros toda suerte de consideraciones y a nuestra partida nos proveyeron de lo necesario.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 10
Ellos le respondieron: «Nosotros no hemos recibido de Judea ninguna carta que nos hable de ti, ni ninguno de los hermanos llegados aquí nos ha referido o hablado nada malo de ti.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 21