Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Pero algunos hombres se adhirieron a él y creyeron, entre ellos Dionisio Areopagita, una mujer llamada Damaris y algunos otros con ellos.   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 17, verso 34

Search results

Term: palabra • Found: 60
Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 14
«Israelitas, escuchad estas palabras: A Jesús, el Nazoreo, hombre acreditado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismos sabéis,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 22
Con otras muchas palabras les conjuraba y les exhortaba: «Salvaos de esta generación perversa.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 40
Los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas 3.000 almas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 41
Sin embargo, muchos de los que oyeron la Palabra creyeron
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 4
Y ahora, Señor, ten en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos que puedan predicar tu Palabra con toda valentía,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 29
Acabada su oración, retembló el lugar donde estaban reunidos, y todos quedaron llenos del Espíritu Santo y predicaban la Palabra de Dios con valentía.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 31
Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y un gran temor se apoderó de cuantos lo oyeron.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 5
Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: «No parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 2
mientras que nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la Palabra.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 4
La Palabra de Dios iba creciendo
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 7
Entonces sobornaron a unos hombres para que dijeran: «Nosotros hemos oído a éste pronunciar palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 11
Moisés fue educado en toda la sabiduría de los egipcios y fue poderoso en sus palabras y en sus obras.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 22
Los que se habían dispersado iban por todas partes anunciando la Buena Nueva de la Palabra.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 4
Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 14
Ellos, después de haber dado testimonio y haber predicado la Palabra del Señor, se volvieron a Jerusalén evangelizando muchos pueblos samaritanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 25
Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente comprendo que Dios no hace acepción de personas,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 34
«El ha enviado su Palabra a los hijos de Israel, anunciándoles la Buena Nueva de la paz por medio de Jesucristo que es el Señor de todos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 36
Estaba Pedro diciendo estas cosas cuando el Espíritu Santo cayó sobre todos los que escuchaban la Palabra.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 44
Los apóstoles y los hermanos que había por Judea oyeron que también los gentiles habían aceptado la Palabra de Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 1
quien te dirá palabras que traerán la salvación para ti y para toda tu casa."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 14
Me acordé entonces de aquellas palabras que dijo el Señor: Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 16
Los que se habían dispersado cuando la tribulación originada a la muerte de Esteban, llegaron en su recorrido hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la Palabra a nadie más que a los judíos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 19
Entretanto la Palabra de Dios crecía y se multiplicaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 24
Llegados a Salamina anunciaban la Palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan que les ayudaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 5
que estaba con el procónsul Sergio Paulo, hombre prudente. Este hizo llamar a Bernabé y Saulo, deseoso de escuchar la Palabra de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 7
Después de la lectura de la Ley y los Profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron a decir: «Hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 15
«Hermanos, hijos de la raza de Abraham, y cuantos entre vosotros temen a Dios: a vosotros ha sido enviada esta Palabra de salvación.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 26
El sábado siguiente se congregó casi toda la ciudad para escuchar la Palabra de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 44
Entonces dijeron con valentía Pablo y Bernabé: «Era necesario anunciaros a vosotros en primer lugar la Palabra de Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 46
Al oír esto los gentiles se alegraron y se pusieron a glorificar la Palabra del Señor
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 48
Y la Palabra del Señor se difundía por toda la región.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 49
A Bernabé le llamaban Zeus y a Pablo, Hermes, porque era quien dirigía la palabra.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 12
Con estas palabras pudieron impedir a duras penas que la gente les ofreciera un sacrificio.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 18
predicaron en Perge la Palabra y bajaron a Atalía.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 25
Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 7
Cuando terminaron de hablar, tomó Santiago la palabra y dijo: «Hermanos, escuchadme.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 13
Habiendo sabido que algunos de entre nosotros, sin mandato nuestro, os han perturbado con sus palabras, trastornando vuestros ánimos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 24
Pablo y Bernabé se quedaron en Antioquía enseñando y anunciando, en compañía de otros muchos, la Buena Nueva, la palabra del Señor.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 35
Al cabo de algunos días dijo Pablo a Bernabé: «Volvamos ya a ver cómo les va a los hermanos en todas aquellas ciudades en que anunciamos la palabra del Señor.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 36
Atravesaron Frigia y la región de Galacia, pues el Espíritu Santo les había impedido predicar la Palabra en Asia.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 6
Una de ellas, llamada Lidia, vendedora de púrpura, natural de la ciudad de Tiatira, y que adoraba a Dios, nos escuchaba. El Señor le abrió el corazón para que se adhiriese a las palabras de Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 14
Y le anunciaron la Palabra del Señor a él y a todos los de su casa.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 32
El carcelero transmitió estas palabras a Pablo: «Los pretores han enviado a decir que os suelte. Ahora, pues, salid y marchad.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 36
Los lictores transmitieron estas palabras a los pretores. Les entró miedo al oír que eran romanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 38
Estos eran de un natural mejor que los de Tesalónica, y aceptaron la palabra de todo corazón. Diariamente examinaban las Escrituras para ver si las cosas eran así.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 11
Pero cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea había predicado Pablo la Palabra de Dios, fueron también allá, y agitaron y alborotaron a la gente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 13
Cuando llegaron de Macedonia Silas y Timoteo, Pablo se dedicó enteramente a la Palabra, dando testimonio ante los judíos de que el Cristo era Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 5
Y permaneció allí un año y seis meses, enseñando entre ellos la Palabra de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 11
Pero como se trata de discusiones sobre palabras y nombres y cosas de vuestra Ley, allá vosotros. Yo no quiero ser juez en estos asuntos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 15
Esto duró dos años, de forma que pudieron oír la Palabra del Señor todos los habitantes de Asia, tanto judíos como griegos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 10
De esta forma la Palabra del Señor crecía y se robustecía poderosamente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 20
«Ahora os encomiendo a Dios y a la Palabra de su gracia, que tiene poder para construir el edificio y daros la herencia con todos los santificados.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 32
En todo os he enseñado que es así, trabajando, como se debe socorrer a los débiles y que hay que tener presentes las palabras del Señor Jesús, que dijo: Mayor felicidad hay en dar que en recibir.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 35
Cuando iban ya a meterle en el cuartel, Pablo dijo al tribuno: «¿Me permites decirte una palabra?» El le contestó: «Pero, ¿sabes griego?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 37
Se lo permitió. Pablo, de pie sobre las escaleras, pidió con la mano silencio al pueblo. Y haciéndose un gran silencio, les dirigió la palabra en lengua hebrea.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 40
Le estuvieron escuchando hasta estas palabras y entonces alzaron sus voces diciendo: «¡Quita a ése de la tierra!
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 22
Entonces el procurador concedió la palabra a Pablo y éste respondió: «Yo sé que desde hace muchos años vienes juzgando a esta nación
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 10
Pero el centurión daba más crédito al piloto y al patrón que no a las palabras de Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 11
Unos creían por sus palabras y otros en cambio permanecían incrédulos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 24