Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Pablo permaneció dos años enteros en una casa que había alquilado y recibía a todos los que acudían a él   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 28, verso 30

Search results

Term: pero • Found: 89
L'Altissimo però non abita in templi fatti da man d'uomo come dice il profeta:
Atti degli apostoli, Capitolo 7, Versetto 48
E in quell'istante caddero dagli occhi di Saulo come delle scaglie, e ricuperò la vista; e, alzatosi, fu battezzato;
Atti degli apostoli, Capitolo 9, Versetto 18
I fratelli però, risaputolo, lo condussero a Cesarea, e quindi a Tarso.
Atti degli apostoli, Capitolo 9, Versetto 30
Quelli però le dissero: «Tu se' matta!». Ma ella insisteva che era proprio così. Ed essi dicevano: «È il suo angelo!».
Atti degli apostoli, Capitolo 12, Versetto 15
Piacque però a Sila di restar lì; e Giuda solo se ne tornò a Gerusalemme.
Atti degli apostoli, Capitolo 15, Versetto 34
Sentita però la risurrezione de' morti, alcuni se ne fecero beffe; altri dissero: «Di questo t'udiremo un'altra volta».
Atti degli apostoli, Capitolo 17, Versetto 32
Alcuni però s'unirono a lui, e credettero; tra questi, Dionigi l'Areopagita, una donna, per nome Damaride, e altri con loro.
Atti degli apostoli, Capitolo 17, Versetto 34
Siccome però questi gli facevan contrasto e bestemmiavano, egli, scotendosi le vesti, disse loro: «Il sangue vostro ricada sul vostro capo; io non ne ho colpa; d'ora in poi me n'andrò a' Gentili».
Atti degli apostoli, Capitolo 18, Versetto 6
Io però ti confesso, che, seguendo la dottrina che essi chiamano setta, io servo il Dio de' padri, credo tutto ciò che è scritto nella Legge e ne' Profeti,
Atti degli apostoli, Capitolo 24, Versetto 14
Io però ho riconosciuto che non ha fatto nulla che meriti la morte; e siccome egli stesso s'è appellato ad Augusto, io ho deciso di mandarlo.
Atti degli apostoli, Capitolo 25, Versetto 25
Vorremmo però sentire da te come la pensi; perché ci è noto, di codesta setta, che da per tutto suscita opposizione».
Atti degli apostoli, Capitolo 28, Versetto 22
Que Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días».
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 5
Pero como él era profeta y sabía que Dios le había asegurado con juramento que se sentaría en su trono un descendiente de su sangre,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 30
y matasteis al Jefe que lleva a la Vida. Pero Dios le resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos de ello.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 15
Pero Dios dio cumplimiento de este modo a lo que había anunciado por boca de todos los profetas: que su Cristo padecería.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 18
Pero a fin de que esto no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen ya más a nadie en este nombre.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 17
pero nadie de los otros se atrevía a juntarse a ellos, aunque el pueblo hablaba de ellos con elogio.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 13
Pero el Angel del Señor, por la noche, abrió las puertas de la prisión, les sacó y les dijo:
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 19
Entonces el jefe de la guardia marchó con los alguaciles y les trajo, pero sin violencia, porque tenían miedo de que el pueblo les apedrease.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 26
pero si es de Dios, no conseguiréis destruirles. No sea que os encontréis luchando contra Dios.» Y aceptaron su parecer.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 39
pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 10
Pero yo juzgaré -dijo Dios- a la nación a la que sirvan como esclavos, y después saldrán y me darán culto en este mismo lugar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 7
«Los patriarcas, envidiosos de José, le vendieron con destino a Egipto. Pero Dios estaba con él =
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 9
Pero al oír Jacob que había trigo en Egipto, envió a nuestros padres una primera vez
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 12
Pero el que maltrataba a su compañero le rechazó diciendo: "¿Quién te ha nombrado jefe y juez sobre nosotros?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 27
Pero fue Salomón el que le edificó Casa,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 47
Pero él, lleno del Espíritu Santo, miró fijamente al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba en pie a la diestra de Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 55
Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba la Buena Nueva del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, empezaron a bautizarse hombres y mujeres.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 12
Pero levántate, entra en la ciudad y se te dirá lo que debes hacer.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 6
Pero Saulo se crecía y confundía a los judíos que vivían en Damasco demostrándoles que aquél era el Cristo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 22
Pero Saulo tuvo conocimiento de su determinación. Hasta las puertas estaban guardadas día y noche para poderle matar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 24
Pero los discípulos le tomaron y le descolgaron de noche por la muralla dentro de una espuerta.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 25
Me acordé entonces de aquellas palabras que dijo el Señor: Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 16
Pero había entre ellos algunos chipriotas y cirenenses que, venidos a Antioquía, hablaban también a los griegos y les anunciaban la Buena Nueva del Señor Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 20
Ellos le dijeron: «Estás loca.» Pero ella continuaba afirmando que era verdad. Entonces ellos dijeron: «Será su ángel.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 15
Pero inmediatamente le hirió el Angel del Señor porque no había dado la gloria a Dios
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 23
Pero se les oponía el mago Elimas -pues eso quiere decir su nombre- intentando apartar al procónsul de la fe.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 8
Pablo y sus compañeros se hicieron a la mar en Pafos y llegaron a Perge de Panfilia. Pero Juan se separó de ellos y se volvió a Jerusalén,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 13
Pero Dios le resucitó de entre los muertos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 30
Pero los judíos incitaron a mujeres distinguidas que adoraban a Dios, y a los principales de la ciudad
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 50
Pero los judíos que no habían creído excitaron y envenenaron los ánimos de los gentiles contra los hermanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 2
Pero él se levantó y, rodeado de los discípulos, entró en la ciudad. Al día siguiente marchó con Bernabé a Derbe.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 20
Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían abrazado la fe, se levantaron para decir que era necesario circuncidar a los gentiles y mandarles guardar la Ley de Moisés.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 15, Verso 5
Estando ya cerca de Misia, intentaron dirigirse a Bitinia, pero no se lo consintió el Espíritu de Jesús.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 7
Pero Pablo le gritó: «No te hagas ningún mal, que estamos todos aquí.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 28
Pero Pablo les contestó: «Después de habernos azotado públicamente sin habernos juzgado, a pesar de ser nosotros ciudadanos romanos, nos echaron a la cárcel
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 37
Pero los judíos, llenos de envidia, reunieron a gente maleante de la calle, armaron tumultos y alborotaron la ciudad. Se presentaron en casa de Jasón buscándolos para llevarlos ante el pueblo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 5
Pero después de recibir una fianza de Jasón y de los demás, les dejaron ir.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 9
Pero cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea había predicado Pablo la Palabra de Dios, fueron también allá, y agitaron y alborotaron a la gente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 13
Pero algunos hombres se adhirieron a él y creyeron, entre ellos Dionisio Areopagita, una mujer llamada Damaris y algunos otros con ellos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 34
Pero como se trata de discusiones sobre palabras y nombres y cosas de vuestra Ley, allá vosotros. Yo no quiero ser juez en estos asuntos.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 15
Le rogaron que se quedase allí más tiempo, pero no accedió,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 18, Verso 20
les preguntó: «¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando abrazasteis la fe?» Ellos contestaron: «Pero si nosotros no hemos oído decir siquiera que exista el Espíritu Santo.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 2
Pero como algunos, obstinados e incrédulos, hablaban mal del Camino ante la gente, rompió con ellos y formó grupo aparte con los discípulos
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 9
Pero el espíritu malo les respondió: «A Jesús le conozco y sé quién es Pablo
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 15
pero estáis viendo y oyendo decir que no solamente en Éfeso, sino en casi toda el Asia, ese Pablo persuade y aparta a mucha gente, diciendo que no son dioses los que se fabrican con las manos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 26
Pablo quiso entrar y presentarse al pueblo, pero se lo impidieron los discípulos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 30
Pero al conocer que era judío, todos a una voz se pusieron a gritar durante casi dos horas: «¡Grande es la Artemisa de los efesios!»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 34
Pero yo no considero mi vida digna de estima, con tal que termine mi carrera y cumpla el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 20, Verso 24
Pero entre la gente unos gritaban una cosa y otros otra. Como no pudiese sacar nada en claro a causa del alboroto, mandó que le llevasen al cuartel.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 34
Cuando iban ya a meterle en el cuartel, Pablo dijo al tribuno: «¿Me permites decirte una palabra?» El le contestó: «Pero, ¿sabes griego?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 37
«Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero educado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel en la exacta observancia de la Ley de nuestros padres
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 3
«Pero yendo de camino, estando ya cerca de Damasco, hacia el mediodía, me envolvió de repente una gran luz venida del cielo
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 6
Los que estaban vieron la luz, pero no oyeron la voz del que me hablaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 9
Pero el Sumo Sacerdote Ananías mandó a los que le asistían que le golpeasen en la boca.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 2
Pero los que estaban a su lado le dijeron: «¿Insultas al Sumo Sacerdote de Dios?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 4
Pero tú no les hagas caso, pues le preparan una celada más de cuarenta hombres de entre ellos, que se han comprometido bajo anatema a no comer ni beber hasta haberle dado muerte
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 21
Y hallé que le acusaban sobre cuestiones de su Ley, pero que no tenía ningún cargo digno de muerte o de prisión.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 29
Pero habiéndome llegado el aviso de que se preparaba una celada contra este hombre, al punto te lo he mandado y he informado además a sus acusadores que formulen sus quejas contra él ante ti.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 30
Pero para no molestarte más, te ruego que nos escuches un momento con tu característica clemencia.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 4
Ha intentado además profanar el Templo, pero nosotros le apresamos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 24, Verso 6
Pero Festo les contestó que Pablo debía estar custodiado en Cesarea, y que él mismo estaba para marchar allá inmediatamente.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 4
Pero Festo, queriendo congraciarse con los judíos, preguntó a Pablo: «¿Quieres subir a Jerusalén y ser allí juzgado de estas cosas en mi presencia?»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 9
Los acusadores comparecieron ante él, pero no presentaron ninguna acusación de los crímenes que yo sospechaba
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 18
Pero como Pablo interpuso apelación de que su caso se reservase a la decisión del Augusto, mandé que se le custodiara hasta remitirle al César.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 25, Verso 21
Pero levántate, y ponte en pie
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 26, Verso 16
Pero el centurión daba más crédito al piloto y al patrón que no a las palabras de Pablo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 11
Pero no mucho después se desencadenó un viento huracanado procedente de la isla, llamado Euroaquilón.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 14
Pero ahora os recomiendo que tengáis buen ánimo
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 22
Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: «Si no se quedan éstos en la nave, vosotros no os podréis salvar.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 31
Pero tropezaron contra un lugar con mar por ambos lados, y encallaron allí la nave
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 41
pero el centurión, que quería salvar a Pablo, se opuso a su designio y dio orden de que los que supieran nadar se arrojasen los primeros al agua y ganasen la orilla
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 43
Pero él sacudió el animal sobre el fuego y no sufrió daño alguno.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 5
Pero como los judíos se oponían, me vi forzado a apelar al César, sin pretender con eso acusar a los de mi nación.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 19
Pero deseamos oír de ti mismo lo que piensas, pues lo que de esa secta sabemos es que en todas partes se la contradice.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 22
Ve a encontrar a este pueblo y dile: Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis bien, pero no veréis.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 26
But when Paul had appealed to be kept for the decision of the emperor, I commanded him to be kept until I could send him to Caesar.”
Acts of the Apostles, Chapter 25, Verse 21
But when I found that he had committed nothing worthy of death, and as he himself appealed to the emperor I determined to send him.
Acts of the Apostles, Chapter 25, Verse 25
E logo lhe caíram dos olhos como que umas escamas, e recuperou a vista
Atos dos Apóstolos, Capítulo 9, Verso 18