Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Los hermanos, informados de nuestra llegada, salieron a nuestro encuentro hasta el Foro Apio y Tres Tabernas. Pablo, al verlos, dio gracias a Dios y cobró ánimos.   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 28, verso 15

Search results

Term: pies • Found: 18
hasta que ponga a tus enemigos por escabel de tus pies.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 2, Verso 35
Y tomándole de la mano derecha le levantó. Al instante cobraron fuerza sus pies y tobillos,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 3, Verso 7
y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 4, Verso 35
Y Pedro le replicó: «¿Cómo os habéis puesto de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor? Mira, aquí a la puerta están los pies de los que han enterrado a tu marido
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 9
Al instante ella cayó a sus pies y expiró. Entrando los jóvenes, la hallaron muerta, y la llevaron a enterrar junto a su marido.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 5, Verso 10
El Señor le dijo: "Quítate las sandalias de los pies, pues el lugar donde estás es tierra santa.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 33
El cielo es mi trono y la tierra el escabel de mis pies. Dice el Señor: ¿Qué Casa me edificaréis? O ¿cuál será el lugar de mi descanso?
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 49
le echaron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearle. Los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un joven llamado Saulo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 7, Verso 58
Cuando Pedro entraba salió Cornelio a su encuentro y cayó postrado a sus pies.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 10, Verso 25
Al final de su carrera, Juan decía: "Yo no soy el que vosotros os pensáis, sino mirad que viene detrás de mí aquel a quien no soy digno de desatar las sandalias de los pies."
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 25
Estos sacudieron contra ellos el polvo de sus pies y se fueron a Iconio.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 13, Verso 51
Había allí, sentado, un hombre tullido de pies, cojo de nacimiento y que nunca había andado.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 8
le dijo con fuerte voz: «Ponte derecho sobre tus pies.» Y él dio un salto y se puso a caminar.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 10
Este, al recibir tal orden, los metió en el calabozo interior y sujetó sus pies en el cepo.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 24
El carcelero pidió luz, entró de un salto y tembloroso se arrojó a los pies de Pablo y Silas,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 29
se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo, se ató sus pies y sus manos y dijo: «Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al hombre de quien es este cinturón. Y le entregarán en manos de los gentiles.»
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 11
«Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero educado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel en la exacta observancia de la Ley de nuestros padres
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 3
cet homme, livré selon le dessein arrêté et selon la prescience de Dieu, vous l’avez crucifié, vous l’avez fait mourir par la main des impies.
Actes des Apôtres, Chapitre 2, Verse 23