Ver da Capítulo Verso Capítulo Verso
[...]   Recorrió Siria y Cilicia consolidando las Iglesias.»   [...]

Hechos de los Apóstoles: capítulo 15, verso 41

Search results

Term: vieron • Found: 22
Entonces se volvieron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos, que dista poco de Jerusalén, el espacio de un camino sabático.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 12
«Conviene, pues, que de entre los hombres que anduvieron con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús convivió con nosotros,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 1, Verso 21
Fijando en él la mirada todos los que estaban sentados en el Sanedrín, vieron su rostro como el rostro de un ángel.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 6, Verso 15
Ellos, después de haber dado testimonio y haber predicado la Palabra del Señor, se volvieron a Jerusalén evangelizando muchos pueblos samaritanos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 8, Verso 25
Todos los habitantes de Lida y Sarón le vieron, y se convirtieron al Señor.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 9, Verso 35
y en cuanto le encontró, le llevó a Antioquía. Estuvieron juntos durante un año entero en la Iglesia y adoctrinaron a una gran muchedumbre. En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de «cristianos».
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 11, Verso 26
Pasaron la primera y segunda guardia y llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad. Esta se les abrió por sí misma. Salieron y anduvieron hasta el final de una calle. Y de pronto el ángel le dejó.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 10
Pedro entretanto seguía llamando. Al abrirle, le vieron, y quedaron atónitos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 16
Bernabé y Saulo volvieron, una vez cumplido su ministerio en Jerusalén, trayéndose consigo a Juan, por sobrenombre Marcos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 12, Verso 25
Con todo se detuvieron allí bastante tiempo, hablando con valentía del Señor que les concedía obrar por sus manos señales y prodigios, dando así testimonio de la predicación de su gracia.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 3
Habiendo evangelizado aquella ciudad y conseguido bastantes discípulos, se volvieron a Listra, Iconio y Antioquía,
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 14, Verso 21
De repente se produjo un terremoto tan fuerte que los mismos cimientos de la cárcel se conmovieron. Al momento quedaron abiertas todas las puertas y se soltaron las cadenas de todos.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 26
Al salir de la cárcel se fueron a casa de Lidia, volvieron a ver a los hermanos, los animaron y se marcharon.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 16, Verso 40
Los que conducían a Pablo le llevaron hasta Atenas y se volvieron con una orden para Timoteo y Silas de que fueran donde él lo antes posible.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17, Verso 15
Y arrojándose sobre ellos el hombre poseído del mal espíritu, dominó a unos y otros y pudo con ellos de forma que tuvieron que huir de aquella casa desnudos y cubiertos de heridas.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 19, Verso 16
Cuando estaban ya para cumplirse los siete días, los judíos venidos de Asia le vieron en el Templo, revolvieron a todo el pueblo, le echaron mano
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 21, Verso 27
Los que estaban vieron la luz, pero no oyeron la voz del que me hablaba.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 9
Le estuvieron escuchando hasta estas palabras y entonces alzaron sus voces diciendo: «¡Quita a ése de la tierra!
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 22, Verso 22
a la mañana siguiente dejaron que los de caballería se fueran con él y ellos se volvieron al cuartel.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 23, Verso 32
Los soldados entonces resolvieron matar a los presos, no fuera que alguno se escapase a nado
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 27, Verso 42
Los nativos, cuando vieron el animal colgado de su mano, se dijeron unos a otros: «Este hombre es seguramente un asesino
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 4
Tuvieron para con nosotros toda suerte de consideraciones y a nuestra partida nos proveyeron de lo necesario.
Hechos de los Apóstoles, Capítulo 28, Verso 10